Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Persecución de China a los uigures “una de las tragedias humanas más atroces desde el Holocausto”: denuncian líderes religiosos

Persecución de China a los uigures “una de las tragedias humanas más atroces desde el Holocausto”: denuncian líderes religiosos
agosto 26
01:14 2020
Declaración en exclusiva para zenit.

(zenit – 25 agosto 2020).- “Como líderes religiosos y líderes de comunidades de fe, nos unimos para afirmar la dignidad humana para todos al destacar una de las tragedias humanas más atroces desde el Holocausto: el genocidio potencial de los uigures y otros musulmanes en China”.

Así lo expresaron numerosos líderes de diferentes religiones de todo el mundo que se han unido para denunciar estas persecuciones. Recientemente, el cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, Myanmar, presidente de la Federación de Conferencias de Obispos Asiáticos (FABC), así como el cardenal Ignatius Suharyo, arzobispo de Yakarta, Indonesia, junto con otros representantes católicos y varios otros líderes religiosos en todo el mundo, especialmente en el judaísmo y el islam, emitió una fuerte declaración contra estas violaciones de derechos humanos en China.

La declaración fue enviada en su totalidad a zenit por el cardenal Bo y se puede leer a continuación.

Los líderes religiosos y los líderes de las comunidades de fe se unieron para “afirmar la dignidad humana para todos al destacar una de las tragedias humanas más atroces desde el Holocausto: el genocidio potencial de los uigures y otros musulmanes en China”.

Reconocieron que han visto “muchas persecuciones” y “atrocidades masivas”, que requieren su atención.

“Pero hay uno”, subrayan, “que, si se permite que continúe con impunidad, cuestiona más seriamente la voluntad de la comunidad internacional de defender los derechos humanos universales para todos: la difícil situación de los uigures”.

“Al menos un millón de uigures y otros musulmanes en China”, denuncian, “están encarcelados en campos de prisioneros que enfrentan el hambre, la tortura, el asesinato, la violencia sexual, el trabajo esclavo y la extracción forzada de órganos. Fuera de los campos, se niega la libertad religiosa básica. Las mezquitas son destruidas, los niños son separados de sus familias y actos tan simples como poseer un Sagrado Corán, rezar o ayunar pueden resultar en arresto”.

El “estado de vigilancia más intrusivo del mundo”, afirman, “invade todos los aspectos de la vida en Xinjiang”.

“Investigaciones recientes revelan una campaña de esterilización forzada y prevención del nacimiento dirigida al menos al 80% de las mujeres uigures en edad fértil en las cuatro prefecturas pobladas por uigures, una acción que, según la Convención sobre el Genocidio de 1948, podría elevar esto al nivel de genocidio”.

Para erradicar
“El objetivo claro de las autoridades chinas”, escribieron, “es erradicar la identidad uigur”.

“Los medios estatales de China han declarado”, explican, “que el objetivo es acabar con su raza, romper sus raíces, sus conexiones y sus orígenes”. Como dijo el Washington Post, “es difícil interpretar eso como algo más que una declaración de intención genocida”. Los documentos de alto nivel del gobierno chino hablan de “absolutamente ninguna piedad”.

“Los parlamentarios, los gobiernos y los juristas”, subrayan, “tienen la responsabilidad de investigar”.

“Como líderes religiosos”, aclaran los signatarios, “no somos ni activistas ni responsables políticos. Pero tenemos el deber de llamar a nuestras comunidades a sus responsabilidades de cuidar a sus semejantes y actuar cuando corren peligro”.

“Nunca más…”
“En el Holocausto –recuerdan– algunos cristianos y musulmanes rescataron a judíos. Algunos hablaron. Citando a Dietrich Bonhoeffer, ‘el silencio ante el mal es en sí mismo malvado… No hablar es hablar. No actuar es actuar’. Después del Holocausto, el mundo dijo ‘Nunca más’”.

“Hoy, repetimos esas palabras: ‘Nunca más’, una y otra vez”.

“Estamos con los uigures. También apoyamos a los budistas tibetanos, los practicantes de Falun Gong y los cristianos en toda China que enfrentan la peor represión contra la libertad de religión o creencias desde la Revolución Cultural”, dijeron.

Los líderes interreligiosos continúan pidiendo a todas las personas de fe y conciencia en todas partes “que se unan a nosotros: en oración, solidaridad y acción para poner fin a estas atrocidades masivas”.

“Hacemos un simple llamado a la justicia, para investigar estos crímenes, responsabilizar a los responsables y establecer un camino hacia la restauración de la dignidad humana”.

Este mensaje interreligioso sigue al llamamiento del cardenal Bo el 1 de julio para orar, tras la nueva ley de seguridad nacional impuesta en Hong Kong por el gobierno comunista de China, que podría amenazar gravemente las libertades y los derechos humanos. Al denunciar la “Ley de la República Popular China sobre la salvaguardia de la seguridad nacional en la región administrativa especial de Hong Kong”, ilustró cómo podría poner en riesgo la libertad de religión.

Con respecto a Hong Kong, en su mensaje de principios de este mes, dijo: “Me preocupa que la ley represente una amenaza para las libertades básicas y los derechos humanos en Hong Kong”, y destacó: “Esta legislación potencialmente quebranta la libertad de expresión, la libertad de asamblea, libertad de prensa y libertad académica”.

Las restricciones más severas desde la Revolución Cultural
“Podría decirse –dijo el prelado– que la libertad de religión o de creencias está en peligro”.

Según un gran número de informes, el cardenal Bo señaló que “la libertad de religión o creencias en China continental está sufriendo las restricciones más severas experimentadas desde la Revolución Cultural”.

“Incluso si la libertad de culto en Hong Kong no se ve afectada directa o inmediatamente, la nueva ley de seguridad y su amplia tipificación de la ‘subversión’, la ‘secesión’ y la ‘connivencia con fuerzas políticas extranjeras’ podrían dar lugar, por ejemplo, a la supervisión de la predicación religiosa, la criminalización de las vigilias de oración a la luz de las velas y el acoso de los lugares de culto que ofrecen santuario o sustento a los manifestantes. Rezo para que esta ley no le dé al gobierno licencia para interferir en los asuntos internos de las organizaciones religiosas y los servicios que brindan al público en general”.

Así, el cardenal urgió que se les debe dar una seguridad clara a sus hermanos obispos y compañeros sacerdotes mientras preparan sus homilías, al clero protestante mientras reflexionan sobre sus sermones, y también a los líderes religiosos de otras religiones que deben instruir a sus comunidades. La participación de los cuerpos religiosos en los asuntos sociales, afirmó también, no debe alterarse.

“Las disposiciones de la Ley Básica de Hong Kong garantizan la libertad de creencias”, señaló el prelado, y preguntó: “¿Se criminalizará ahora a los líderes religiosos por predicar sobre la dignidad humana, los derechos humanos, la justicia, la libertad, la verdad? Hemos aprendido de la experiencia que siempre que se socava la libertad en su conjunto, la libertad de religión o de creencias, tarde o temprano, se ve afectada”.

Por estas razones y “en el espíritu de los profetas, mártires y santos de nuestra fe”, dijo el prelado asiático, “insto a la gente a orar por Hong Kong hoy”.

“Por la libertad de religión iré hasta los confines de la tierra”
Sobre la persecución religiosa, en una declaración del 14 de julio sobre la conversión de Santa Sofía en una mezquita en Turquía, el cardenal Bo recordó que la libertad de religión o creencias es un derecho humano fundamental para todos, de todas las religiones y de ninguna. “El derecho a elegir, practicar, expresar y cambiar la fe de uno, o no tener fe en absoluto, es la libertad más básica para cualquier alma”, aseguró.

El prelado asiático destacó que ha “defendido constante y apasionadamente esta libertad para musulmanes, budistas, hindúes, judíos y cristianos de todas las tradiciones, en mi propio país de Myanmar y en toda Asia”.

“De hecho, a menudo –recordó el cardenal Bo– he hablado en defensa de los pueblos musulmanes perseguidos en Myanmar y seguiré haciéndolo sin vacilación e inequívocamente. Porque la verdadera libertad de religión requiere el respeto de la libertad de práctica de los demás, así como el ejercicio y la defensa de la propia libertad”.

“Por esa razón, la decisión de Turquía de convertir lo que fue durante 1.000 años la catedral más grande del mundo, Santa Sofía, en una mezquita”, dijo, “me duele”. Como presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia, dijo: “Me corresponde a mí decirlo”.

“Trabajo con mis hermanos y hermanas de todas las principales tradiciones religiosas todos los días de mi vida. E iré hasta los confines de la tierra”, dijo,“ para defender sus derechos”.

“Defenderé –dijo el presidente de los obispos asiáticos– cada mezquita, cada sinagoga, cada templo posible. Y sé que mis compañeros líderes religiosos que trabajan por la paz harían lo mismo por mí. Ese es el espíritu que necesitamos: respetar y defender la libertad de los demás de adorar como queramos, de expresar nuestra fe de acuerdo con nuestras tradiciones, de convertirnos libremente de acuerdo con nuestra conciencia, pero nunca de ser coaccionados, nunca de imponer y nunca de aprovechar o agarrar”.

“En épocas anteriores de la historia, sabemos que la incautación de los edificios y lugares sagrados y sagrados de los demás ha causado una angustia y amargura indecibles y, en nuestra generación, no deberíamos ser tan tontos como para repetir los errores de la historia”.

Al hacer hincapié en la reciprocidad es una virtud humana y natural, suplicó: «Que sea Santa Sofía”. El cardenal denuncia varias injusticias hacia los musulmanes y cómo se ha pronunciado también contra ellos. “En mi país, Myanmar”, dijo el cardenal Bo, “las mezquitas han sido arrasadas y yo lo he condenado, con frecuencia y con cierto riesgo”.

“En China”, continuó, “los musulmanes uigures se enfrentan a algunas de las peores atrocidades masivas del mundo contemporáneo e insto a la comunidad internacional a que investigue. En India y Sri Lanka, los musulmanes se han enfrentado a una violencia atroz y yo he condenado tal inhumanidad”.

“De manera similar, en Indonesia”, dijo, “las mezquitas musulmanas ahmadíes han sido destruidas por otros musulmanes y las iglesias han sido cerradas por la fuerza. En Irán, los bahá’ís enfrentan un intenso asalto a sus libertades, y en Siria e Irak los lugares sagrados han sido destruidos sin sentido mientras, lamentablemente, más cerca de casa, hemos visto el mismo fenómeno en China con santuarios destruidos, la Cruz removida de lugares. de culto, e incluso iglesias, como la iglesia de Xiangbaishu en Yixing, demolida”.

“Convertir a Santa Sofía en una mezquita”, afirmó el cardenal Bo, “representa un debilitamiento similar de la libertad de religión o creencias, el amor mutuo, el respeto por la dignidad de la diferencia”.

“En un momento en que la humanidad está soportando tensiones intensas debido a la pandemia global”, apeló, “tenemos que unirnos, no separar a las comunidades”. Debemos, alentó, “dejar de lado las políticas de identidad, abandonar los juegos de poder, prevenir los conflictos étnicos y religiosos y valorar la dignidad de la diferencia entre cada ser humano. Y debemos apreciar la diversidad y la unidad que encontramos en ella”.

“¿Cómo es que convertir lo que una vez fue la catedral más grande del mundo en una mezquita hace algo más que sembrar tensiones, dividir a la gente e infligir dolor? ¿De qué manera poner a Santa Sofía en manos de personas que no conocen su historia y herencia y que destruirán su identidad cristiana ayuda a unir a las personas? ¿De qué manera la toma de Santa Sofía defiende el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos? No es así. Simplemente reabre las heridas y exacerba las divisiones en un momento en el que deberíamos estar sanando a la humanidad”.

DEBORAH CASTELLANO LUBOV

Declaración de líderes religiosos
y líderes de comunidades de fe

Como líderes religiosos y líderes de comunidades de fe, nos unimos para afirmar la dignidad humana para todos al destacar una de las tragedias humanas más atroces desde el Holocausto: el genocidio potencial de los uigures y otros musulmanes en China.

Hemos visto muchas persecuciones y atrocidades masivas. Estos necesitan nuestra atención. Pero hay uno que, si se permite que continúe con impunidad, cuestiona más seriamente la voluntad de la comunidad internacional de defender los derechos humanos universales para todos: la difícil situación de los uigures.

Al menos un millón de uigures y otros musulmanes en China están encarcelados en campos de prisioneros que enfrentan el hambre, la tortura, el asesinato, la violencia sexual, el trabajo esclavo y la extracción forzada de órganos. Fuera de los campos, se niega la libertad religiosa básica. Las mezquitas son destruidas, los niños son separados de sus familias y actos tan simples como poseer un Sagrado Corán, rezar o ayunar pueden resultar en arresto.

El estado de vigilancia más intrusivo del mundo invade todos los aspectos de la vida en Xinjiang. Investigaciones recientes revelan una campaña de esterilización forzada y prevención de nacimientos dirigida al menos al 80% de las mujeres uigures en edad fértil en las cuatro prefecturas pobladas por uigures, una acción que, según la Convención sobre el Genocidio de 1948, podría elevar esto al nivel de genocidio.

El claro objetivo de las autoridades chinas es erradicar la identidad uigur. Los medios estatales de China han declarado que el objetivo es “acabar con su raza, romper sus raíces, sus conexiones y sus orígenes”. Como dijo el Washington Post, “es difícil interpretar eso como algo más que una declaración de intención genocida”. Los documentos de alto nivel del gobierno chino hablan de “absolutamente ninguna piedad”.

Los parlamentarios, gobiernos y juristas tienen la responsabilidad de investigar.

Como líderes religiosos, no somos activistas ni formuladores de políticas. Pero tenemos el deber de llamar a nuestras comunidades a sus responsabilidades de cuidar a sus semejantes y actuar cuando están en peligro.

En el Holocausto, algunos cristianos y musulmanes rescataron a judíos. Algunos hablaron. Citando a Dietrich Bonhoeffer: “El silencio ante el mal es en sí mismo malvado… No hablar es hablar. No actuar es actuar”. Después del Holocausto, el mundo dijo “Nunca más”.

Hoy, repetimos esas palabras “Nunca más”, una y otra vez. Estamos con los uigures. También apoyamos a los budistas tibetanos, los practicantes de Falun Gong y los cristianos de toda China que se enfrentan a la peor represión de la libertad de religión o creencias desde la Revolución Cultural.

Instamos a las personas de fe y conciencia de todo el mundo a unirse a nosotros: en oración, solidaridad y acción para poner fin a estas atrocidades masivas. Hacemos un simple llamado a la justicia, para investigar estos crímenes, responsabilizar a los responsables y establecer un camino hacia la restauración de la dignidad humana.

Firmantes:
Rev. Hon y Rev. Lord Williams de Oystermouth, ex arzobispo de Canterbury

Rev. Philip Mounstephen, obispo de Truro, presidente del UK FoRB Forum del Reino Unido y ex Presidente de la Revisión Independiente del Ministerio de Relaciones Exteriores y de la mancomunidad para el Secretario de Relaciones Exteriores de FCO

Apoyo a los cristianos perseguidos, obispo de Coventry

Rev. Alan Smith, obispo de St Alban’s

Rev. Christopher Chessun, obispo de Southwark

Rev. John Perry, ex obispo anglicano de Chelmsford

Rev. Michael Nazir-ali, ex obispo anglicano de Rochester

Rev. Jonathan Aitken

Cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, Myanmar, y presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia, cardenal Ignatius Suharyo, arzobispo de Yakarta, Indonesia

Fray Timothy Radcliffe, O.P., ex maestro de la Orden de Predicadores

Fray Dominic Robinson, S,J., párroco, Iglesia de la Inmaculada Concepción de Farm Street y presidente de la Comisión de Justicia y Paz, Diócesis de Westminster

Fray Nicholas King, SJ, Capellán Católico Asistente, Universidad de Oxford

Fray Uche Njoku, párroco, Iglesia de San José, New Malden

Rev. Dr. Russell Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur en los EE. UU.

Al-Haj U Aye Lwin, coordinador principal, Centro Islámico de Myanmar

Imán Dr. Mamadou Bocoum, capellán musulmán y profesor de estudios islámicos

Imán Nabel Rafi, director del Centro Internacional para la Tolerancia del Reino Unido

Imán Daayiee Abdoul, Director Ejecutivo del Instituto Mecca, Washington DC

Desmond Biddulph CBE, presidente de la Sociedad Budista

Sonam T Frasi, FCA, RAS, representante del Dalai Lama para el norte de Europa, Polonia y los países bálticos

Rabino Baronesa (Julia) Neuberger

Rabino Charley Baginsky, director interino del judaísmo liberal

Rabino Dr. Harvey Belovski, Rabino Principal, Sinagoga Golders Green

Rabino Miriam Berger Finchley Reform Synagogue

Rabino Aaron Goldstein, presidente de la Conferencia de rabinos y cantores liberales

Rabino Herschel Gluck OBE

Rabino Laura Janner-Klausner, rabino principal para reformar el judaísmo

Rabino David Mason, Muswell Hill United Synagogue y miembro ejecutivo de Rabbinical

Consejo de la Sinagoga Unida

Rabino Lea Mühlstein, Sinagoga Liberal de Northwood y Pinner

Rabino Jonathan Wittenberg, rabino principal del judaísmo Masorti

Andrew Copson, director ejecutivo de Humanists UK

Declaración “La Ley de la República Popular China
sobre la salvaguardia de la seguridad nacional
en la Región Administrativa Especial de Hong Kong”
Un llamado a la oración del cardenal Bo
1 de julio de 2020

En nombre de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia, hago un llamado a los cristianos de todas las tradiciones y personas de todas las religiones, en toda Asia y el mundo, a orar por Hong Kong, y de hecho por China y todo su pueblo, con gran insistencia.

El gobierno de China ha impuesto anoche una nueva ley de seguridad nacional para Hong Kong. Esto se hizo sin una consulta sistemática con el público en general. Esta ley disminuye seriamente las libertades de Hong Kong y destruye el “alto grado de autonomía” de la ciudad prometido bajo el principio “Un país, dos sistemas”. Esta acción trae un cambio muy significativo a la constitución de Hong Kong y es ofensiva para el espíritu y la letra del acuerdo de traspaso de 1997.

Hong Kong es una de las joyas de Asia, una “Perla de Oriente”, una encrucijada entre Oriente y Occidente, una puerta de entrada a China, un centro regional para el libre comercio y hasta ahora ha disfrutado de una sana mezcla de libertad y creatividad.

Una ley de seguridad nacional no es errónea en sí misma. Todos los países tienen derecho a legislar para salvaguardar la seguridad nacional. Sin embargo, esa legislación debe equilibrarse con la protección de los derechos humanos, la dignidad humana y las libertades fundamentales. La imposición de la ley por parte del Congreso Nacional del Pueblo de China debilita gravemente al Consejo Legislativo de Hong Kong y la autonomía de Hong Kong. Cambia radicalmente la identidad de Hong Kong.

Me preocupa que la ley represente una amenaza para las libertades básicas y los derechos humanos en Hong Kong. Esta legislación potencialmente socava la libertad de expresión, la libertad de reunión, la libertad de prensa y la libertad académica. Podría decirse que se pone en peligro la libertad de religión o de creencias.

Según muchos informes, la libertad de religión o creencias en China continental está sufriendo las restricciones más severas experimentadas desde la Revolución Cultural. Incluso si la libertad de culto en Hong Kong no se ve afectada directa o inmediatamente, la nueva ley de seguridad y su amplia tipificación de la “subversión”, la “secesión” y la “confabulación con fuerzas políticas extranjeras” podrían resultar, por ejemplo, en la vigilancia de los la predicación, la criminalización de las vigilias de oración a la luz de las velas y el acoso de los lugares de culto que ofrecen santuario o sustento a los manifestantes. Es mi oración que esta ley no le dé al gobierno licencia para interferir en los asuntos internos de las organizaciones religiosas y los servicios que brindan al público en general.

Se debe dar una seguridad clara a mis hermanos obispos y compañeros sacerdotes mientras preparan sus homilías, al clero protestante mientras reflexionan sobre sus sermones, y también a los líderes religiosos de otras religiones que deben instruir a sus comunidades. No se debe perturbar la participación de los cuerpos religiosos en los asuntos sociales. Las disposiciones de la ley fundamental de Hong Kong garantizan la libertad de creencias. ¿Se criminalizará ahora a los líderes religiosos por predicar sobre la dignidad humana, los derechos humanos, la justicia, la libertad, la verdad? Hemos aprendido de la experiencia que allí donde se socava la libertad en su conjunto, la libertad de religión o de creencias, tarde o temprano, se ve afectada.

Durante el año pasado ha habido muchas protestas en Hong Kong, la mayoría pacíficas. Sin embargo, aunque se ha arrestado a más de 9.000 manifestantes, no se ha responsabilizado a ningún agente de policía por su brutalidad desproporcionada. Sostenemos que todos, manifestantes y agentes de policía, son responsables de acuerdo con la ley. Es imperativo que se atiendan las causas subyacentes de los disturbios y que se alcancen reformas y compromisos significativos. Esta ley de seguridad nacional amenaza con exacerbar las tensiones, no con brindar soluciones.

Por estas razones y en el espíritu de los profetas, mártires y santos de nuestra fe, insto a la gente a orar hoy por Hong Kong. Ore por los líderes de China y Hong Kong, que respeten las promesas hechas a Hong Kong, la promesa de proteger las libertades y los derechos básicos. Deseo instar a todos a orar por la paz.

Charles Maung cardenal Bo,
Presidente de la Federación de Conferencias Episcopales de Asia
1 de julio de 2020
Traducido por Richard Maher

Imagen: El Papa se encuentra con peregrinos de China
(Foto: © L’Osservatore Romano)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies