Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Opinión: “Las guerras son contra los niños”

Opinión: “Las guerras son contra los niños”
marzo 25
01:27 2022

El odio de los grandes no perdona a los pequeños. El bombardeo ruso de un hospital infantil en Ucrania muestra la atrocidad de todas las guerras. Los niños siguen sufriendo y muriendo en muchas partes del mundo, como Siria, Yemen, Etiopía, Malí y otros lugares. Herodes siempre está vivo y mata sin piedad.

Las guerras golpean a todos, pero las víctimas principales son siempre los niños. El bombardeo del hospital pediátrico de Mariupol es uno de los tantos ejemplos de la inhumanidad de la guerra. La consternada inocencia de los ojos de los pequeños frente al misterio del mal conocido demasiado temprano revela toda la atrocidad de los conflictos. La maldad de los adultos no perdona a los niños. La Biblia nos muestra hasta dónde puede llegar el odio de los adultos contra el enemigo: «Dichoso el que agarra a tus pequeños y los estrella contra la piedra» (Salmo 137).

Los niños son todos iguales, en Ucrania como en Etiopía, en Siria como en Yemen o en Afganistán, en Mali, en Myanmar y como en todas las guerras de la historia. Continúan muriendo, escapando, siendo usados y explotados en mil maneras. El pequeño Alan Kurdi, encontrado en una playa turca al escapar del conflicto sirio, en el silencio ensordecedor sigue gritando a la humanidad: “¡Basta de guerras! ¡Dejen vivir a los niños!”.

Herodes está siempre vivo y va por el mundo ejecutando nuevas matanzas de inocentes: “Se oyó un grito en Ramá, un gran llanto y lamentos; Raquel llora a sus hijos y no quiere ser consolada, porque ya no están» (Mt 2,18).

En Irpin, cerca de Kiev, un niño de unos dos años llora a mares en brazos de su padre, un soldado que se marcha. Con sus pequeños puños golpea el casco de su padre, que tiene que dejarlo. No sabe qué es la guerra ni por qué existe, es demasiado joven, pero no quiere que le consuelen porque su padre se va.
Los niños en las guerras dibujan bombas y misiles. Ante tanta crueldad, la fe flaquea. Sólo el amor puede curar los traumas y el odio y hacernos rezar de nuevo con la inocencia de los niños: «Estoy tranquilo y sereno como un niño destetado en los brazos de su madre, como un niño destetado está mi alma». (Salmo 131).

SERGIO CENTOFANTI
10 de marzo 2022
Imagen: Irpin (Ucrania). Un niño llora en los brazos de su padre soldado que se va
(Foto: REUTERS)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

UCRANIA

UCRANIA

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Comentarios recientes


    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
    ACEPTAR

    Aviso de cookies