Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Monseñor Osoro, Arzobispo de Madrid: «Las religiones jamás deben convertirse en vínculo de odio, sino de paz»

Monseñor Osoro, Arzobispo de Madrid: «Las religiones jamás deben convertirse en vínculo de odio, sino de paz»
abril 18
09:35 2016

Mons. Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, ha asegurado que  «las religiones jamás deben convertirse en vínculo de odio, sino de paz», durante en la misa funeral, por las víctimas de los atentados yihadistas de Yemen y Pakistán, que ha tenido lugar el martes 5 en la Catedral de la Almudena. La fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada ha participado en la organización de la Eucaristía.

«Respetando las diferencias de las religiones, todos estamos llamados a trabajar por la paz. Este espíritu se opone a la violencia y al uso de la religión como pretexto para la violencia. Las religiones deben ofrecer los recursos para construir una humanidad pacifica porque hablan de la paz al corazón del hombre», ha asegurado.

Osoro. Misa víctimas Pakistán y Yemen 4

Ante una catedral llena de fieles, entre las que se encontraba un grupo de misioneras de la Caridad, el Arzobispo de Madrid ha insistido en que «la Iglesia quiere hacer este camino de dialogo de entendimiento entre todo los hombres».

10.000 asesinatos
«Pedimos por nuestros hermanos que recientemente fallecieron en Pakistán celebrando la Pascua, por nuestras hermanas de Yemen y por esos 10.000 cristianos que fallecen cada año por la violencia y a causa de la fe en Jesucristo», ha manifestado Mons. Carlos Osoro.

De esta manera se han tenido presentes a casi un centenar de víctimas asesinadas en ambos países y a sus familiares, así como el resto de personas heridas. En el caso de Yemen, un ataque terrorista contra el convento de las Misioneras de la Caridad en Adén, el pasado 4 de marzo, tuvo como balance 16 asesinados, entre ellos 4 religiosas de la congregación. Las víctimas de Lahore, en Pakistán, han sido un total de 72, entre ellas 29 niños, que sufrieron un ataque suicida con bomba en el parque Gisbat Iqhbal mientras los cristianos celebraban el Domingo de Resurrección, el pasado 27 de marzo.

Según el Arzobispo de Madrid,»la venganza no es la solución», ya que genera siempre más violencia. «Jesucristo nos ha encargado vencer siempre con el Amor. El venció con un Amor capaz de llegar hasta la muerte».

Osoro. Misa víctimas Pakistán y Yemen 2

«Este es el nuevo modo de vencer de Dios», ha explicado Mons. Osoro,»y este es el modo en que han querido vencer también quienes han padecido la muerte a casua de la fe».

Ayuda a la Iglesia Necesitada tiene abierta una campaña de oración por las víctimas de Lahore y ha apoyado a la Iglesia católica de Pakistán en diversos proyectos pastorales de formación de catequistas, seminaristas y religiosas, construcción de templos, vehículos para la misión, material catequético y apoyo a las víctimas del terrorismo yihadista con un total de 716.000 euros en el año 2015. AIN también mantiene un estrecho contacto con la Iglesia en la Península Arábiga.

Homilía del arzobispo de Madrid en la Misa funeral por las víctimas de Pakistán y Yemen, y por los cristianos perseguidos

Osoro. Misa víctimas Pakistán y Yemen 5

Querido don Juan Antonio, obispo; secretario de la Nunciatura Apostólica en España, secretario de la Conferencia Episcopal Española, vicario general de nuestra archidiócesis de Madrid, vicarios episcopales, querido rector de nuestra Universidad Eclesiástica San Dámaso, excelentísimo cabildo catedral, queridos hermanos sacerdotes. Miembros de la Iglesia perseguida, y queridos amigos y hermanos que trabajáis en esta fundación pontifica de Ayuda a la Iglesia Necesitada. Queridas hermanas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta. Señores embajadores, presidenta de la Asamblea, presidente del Consejo de Estado, Fiscal General, subdelegado del Gobierno, autoridades. Hermanos y hermanas todos que en esta tarde nos reunimos para orar por estos hermanos nuestros que a causa de la fe han partido de este mundo violentamente.

El Salmo que acabamos de proclamar y de cantar nos invita a descubrir quién es el que nos reúne esta noche aquí: el Señor. Pero, como nos ha dicho el Salmo, el Señor es compasivo y misericordioso. Tiene pasión por nosotros, los hombres, por todos los hombres, y quiere llevar su amor hasta el límite, porque sabe que solo el amor de Dios puede construir al ser humano de una forma diferente y darle un corazón distinto.

No olvidemos los beneficios de Dios. No olvidemos que Él perdona todas nuestras culpas. No olvidemos que cura nuestras enfermedades, y sobre todo esa enfermedad que a veces habita en nuestro corazón que es el odio, la violencia. El Señor nos colma de gracia y de ternura. Es rico en clemencia y levanta su bondad sobre todos los hombres, hablándonos precisamente de su misericordia.

Quería acercar esta noche, queridos hermanos, en primer lugar lo que acabamos de escuchar en el Libro de los Hechos de los Apóstoles: el Señor no hace distinciones. Han tenido una fuerza especial para nosotros las palabras que hemos escuchado del Libro de los Hechos. Está claro que Dios no hace distinciones, sea de la nación que sea. Envía su palabra anunciando esa paz que solo trae nuestro Señor Jesucristo. Palabras especiales, queridos hermanos, para todos nosotros. El Dios en el que creemos nos dice que la irracionalidad hay que vencerla con el amor.

Esta noche aquí, en la catedral de la Almudena, elevamos nuestro grito a Dios para que impulse a los hombres a arrepentirse. A que descubramos todos que la violencia no crea la paz sino que suscita otra violencia, suscita una espiral de destrucciones en la que en último término todos los hombres son perdedores. Pero, por otra parte, hermanos y hermanas, el Dios en el que creemos es un Dios de la razón, pero de una razón que no es matemática y neutral del universo, sino que es una sola cosa con el amor, con el bien. Por eso esta noche nos reunimos y oramos a Dios, y gritamos a los hombres. Oramos a Dios por nuestros hermanos cristianos que han sido asesinados violentamente solo y por razón de la fe. Y, por otra parte, gritamos a los hombres para que esta razón, la razón del amor y el reconocimiento de la fuerza de la reconciliación y de la paz, prevalezca sobre todas la amenazas de la irracionalidad o de una razón falsa que está alejada del Dios verdadero.

Queridos hermanos: el Señor no hace distinciones. Y esto nos lo dice a todos los hombres. No se puede restablecer la justicia o crear un orden nuevo y edificar una paz auténtica cuando se recurre al instrumento de la violencia. Como nos recordaba san Juan XXIII en la encíclica Pacem in terris, la Iglesia ante la guerra y todo tipo de conflictos indica siempre el camino de la paz, de la justicia, del amor y de la libertad.

Queridos hermanos: por otra parte, no solo el Señor nos dice que no hace distinciones, sino que, en segundo lugar, nos invita a que seamos testigos. Como acabamos de escuchar en el Libro de los Hechos de los Apóstoles que hemos proclamado en la primera lectura. Nosotros somos testigos, decían los apóstoles, de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron, colgándolo de un madero, pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, y nos encargó predicar dando solemne testimonio de que este Jesús que esta tarde nos reúne aquí es juez de vivos y muertos.

Queridos hermanos: somos testigos. Somos testigos de Jesucristo que ha resucitado, que nos ha encargado a nosotros de algo especialmente importante: vencer siempre con amor. El Señor ha vencido en la cruz, nuestro Señor Jesucristo no ha vencido con un nuevo imperio, con una fuerza más poderosa que otras, capaz de destruirlas. No ha vencido al modo humano, como pudiéramos a veces imaginarnos, con un imperio más fuerte que otros. No. Ha vencido con un amor capaz de llegar hasta la muerte. Este es el nuevo modo de vencer de Dios. Y este es el modo en que han querido vencer también quienes han padecido la muerte, y hoy recordamos a causa de la violencia.

No se han defendido con más violencia, porque a la violencia no se puede contestar oponiendo otra violencia más fuerte. Hay que vencer al modo de Dios. El amor hasta el fin, hasta su cruz. Este es el modo humilde de vencer Dios: con su amor. El amor pone un límite a la violencia. Este amor es el que acredita a los discípulos de Cristo. Este modo de vencer parece lento, pero es el verdadero modo de vencer el mal, la violencia, y debemos fiarnos de este modo divino de vencer.

La venganza no es la solución cristiana. No. ¿Por qué Jesús nos pide que amemos a los enemigos? ¿Por qué Jesús nos pide un amor que excede la capacidad humana?. La propuesta de Jesucristo es realista: porque tiene en cuenta que en el mundo hay demanda de violencia, demasiada injusticia y, por tanto, solo se puede superar esta situación contraponiendo una especie de plus de amor; pero no de cualquier amor o de cualquier bondad, sino del amor mismo de Dios. Este plus viene de Dios. Como nos recuerda el papa Francisco, este plus es su misericordia. Este plus se ha hecho carne en Cristo, y es la única fuerza que puede desequilibrar el mundo del mal haciendo el bien, a partir del pequeño y decisivo mundo que es el corazón del hombre, cuando ese plus de amor de Dios lo mete y lo pone en su corazón. Quiere que seamos testigos.

Y, en tercer lugar, queridos hermanos, somos enviados a anunciar la Resurrección y la vida. Lo habéis escuchado en el Evangelio que acabamos de proclamar. Lo habéis oído, queridos hermanos. Es un Evangelio en el que se nos dice que, es cierto: hay que saber llorar la muerte, como lo estamos haciendo aquí, esta noche, nosotros, pensando en nuestros hermanos que han perdido la vida cuando estaban orando y celebrando la Pascua. Cuando estaban unas hermanas cuidando ancianos, o desvalidos… Quizá se nos ocurre lo que Marta le dijo a Jesús: Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero también el Señor, esta noche, nos dice: tu hermano, tus hermanos, resucitarán.

Porque, hermanos y hermanas, no solamente hay que llorar la muerte. Hay que pensarla. Y solo desde nosotros no tenemos salidas. Hay que pensarla desde quien ha dado salida a la muerte, desde quien la ha vencido. Y nos lo acaba de decir nuestro Señor: «Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre». Hay que pensar así, hermanos. Y hay que saberlo decir. Pero para saberlo decir nos tenemos que dejar hacer la misma pregunta que Jesús le hizo a Marta. ¿Creéis esto, hermanos? ¿Creéis de verdad esto?

Respetando las diferencias de las religiones, queridos hermanos, todos estamos llamados a trabajar por la paz. Quiero convocar a otros hermanos de otras religiones a trabajar por la paz, a un compromiso activo para promover la reconciliación entre los hombres. Este es el auténtico espíritu que se opone a toda forma de violencia, y al abuso de la religión como pretexto para la violencia. Ante un mundo desgarrado de conflictos, donde a veces se justifica la violencia en nombre de Dios, es importante reafirmar que las religiones jamás pueden convertirse en vínculos de odio, sino de verdadera libertad. Jamás invocando el nombre de Dios se puede llegar a justificar el mal y la violencia. Al contrario, las religiones deben ofrecer los recursos para construir una humanidad pacífica, porque hablan de la paz al corazón del hombre. La iglesia, en nombre de Jesucristo, quiere hacer este camino de diálogo para fomentar el entendimiento entre todos los hombres, culturas, tradiciones, sabidurías…

Sí, queridos hermanos. ¿Creéis esto? ¿Creéis que Jesucristo es la Resurrección y la Vida?. Marta contestó: sí, Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo para establecer otro tipo de relaciones entre nosotros, para descubrir que el ser humano está hecho para la vida, y que nos lo ha conquistado Jesucristo a todos los hombres.

Esta noche, pedimos por nuestros hermanos que recientemente fallecieron en Pakistán celebrando la Pascua, por nuestras hermanas religiosas que fallecieron en Yemen, y por esos diez mil cristianos que fallecen por la violencia y a causa de la fe en Jesucristo. Esta noche, queremos decirle: Señor, queremos estar vivos, creemos en ti, creemos que tú eres el hijo de Dios, el que entrega la vida, nos lo manifiestas haciéndote realmente presente en el misterio de la Eucaristía, esta noche, una vez más, Señor. Te pedimos por quienes partieron de este mundo violentamente. Por ellos, y por quienes hicieron que ellos murieran. A unos, cámbiales el corazón; y a quienes han fallecido, dales el descanso eterno. Amén.

 

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

noviembre 2020
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies