Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Monseñor Cañizares: «Los obispos no podemos estar mudos ante el laicismo»

Monseñor Cañizares: «Los obispos no podemos estar mudos ante el laicismo»
abril 05
22:40 2017
El arzobispo de Valencia vuelve nueve años después a la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal con el objetivo de «pronunciarse sin ningún temor»

El cardenal Antonio Cañizares (Utiel, Valencia, 15 de octubre de 1945) regresa nueve años después a la vicepresidencia de la Conferencia Episcopal Española (CEE) con el objetivo de abordar con «sencillez y verdad la situación que estamos viviendo» y que el arzobispo de Valencia califica de «laicismo generalizado». En su despacho del Palacio Arzobispal presidido por tres fotos del Papa Francisco, con quien sostiene estar «muy unido» y mantener una estrecha relación de amistad fraguada en Roma, expone a ABC las claves de su nuevo mandato.

¿Estamos ante un escenario político similar al vivido en el trienio 2005-2008 con Ricardo Blázquez? Aquella época estuvo marcada por leyes del Gobierno socialista que la Iglesia calificó de «reingeniería social»…

A nivel político hoy tenemos una situación extraña en muchos sentidos, pero es distinta. La capacidad de entrar en diálogo y colaboración es necesaria y así lo intentaremos. En aquel momento Ricardo Blázquez y yo nos entendimos muy bien y ahora nos entenderemos todavía mejor. Los dos estamos al servicio de la Conferencia Episcopal para ayudar a nuestros hermanos obispos.

¿Qué papel tiene que desempeñar la Iglesia ante lo que el cardenal Blázquez ha calificado como de «anticlericalismo trasnochado»?

Más que un anticlericalismo trasnochado en España, yo diría que estamos en una situación de laicismo generalizado, que está en muchas partes y no se le puede atribuir exclusivamente a ningún grupo político en particular. Es la sociedad en general, que vive como si Dios no existiera. Y eso tiene unas repercusiones en la condición del hombre, en la moral y a la hora de abordar los problemas fundamentales de nuestra sociedad.

¿Qué respuesta debe dar la Conferencia Episcopal?

Es la hora de la evangelización y no la hora del proselitismo. Es la hora de anunciar la verdad del Evangelio y enseñar el arte de vivir conforme a esa verdad que encontramos en la persona de Jesucristo. Hay que ofrecerlo a todos sin imponer a nadie.

¿Su elección como vicepresidente obedece a la necesidad de elevar el tono ante esa generalización del laicismo que usted denuncia?

Los obispos me eligieron vicepresidente en primera votación para que la Confederación Episcopal aborde, como se ha hecho en otros momentos y con toda la sencillez y toda la verdad, la situación en la que estamos inmersos, que es similar a la que dio lugar al documento La verdad os hará libres. Yo entonces no era obispo, sino secretario de la comisión de la Doctrina de la Fe y elaboramos un texto que fue el más extendido en toda la historia de la Conferencia Episcopal, con más de seis millones de ejemplares y una repercusión mundial enorme. En estos momentos necesitamos algo similar. Los obispos no podemos ser unos obispos mudos ante el laicismo. La historia de la Conferencia Episcopal ha sido muy buena en ese sentido y se ha pronunciado sin ningún temor, simplemente como servicio a los hombres, con el objetivo de lograr una sociedad más libre, más pacífica y con más derechos humanos.

¿Coincide con Francisco Vázquez en que Valencia se ha convertido en un laboratorio de ideas para quebrar la libertad religiosa?

Estoy de acuerdo en prácticamente todo lo que dice Francisco Vázquez, porque es un hombre sensato y de bien. Aunque milite en el PSOE le tiende la mano a todos. Cuando vino recientemente a impartir una conferencia en la Universidad Católica de Valencia yo le dije que si se presentara a presidente le votaría. Hacen falta políticos de su talla, como los de la Transición, sin renunciar nadie a sus convicciones. Además, Vázquez fue un extraordinario embajador ante la Santa Sede.

¿A qué se refiere cuando sostiene que la educación está «acosada»?

Es que es cierto. Ahora se habla de un pacto escolar que resulta necesario, pero hay que ponerse de acuerdo en qué es la educación, en los principios fundamentales que deben regir a la persona humana y a la sociedad. Sin embargo, en el pacto escolar se va a ver quién tiene más cotas de poder en la escuela, y no debe ser eso. No se puede abordar un pacto sin tener en cuenta ni a los padres, ni a los profesores ni a las instituciones que están dedicadas a la enseñanza. La Iglesia también tiene que decir algo respecto a este tema.

¿Y cuál debe ser la respuesta que ofrezca la Iglesia en este debate?

La Iglesia debería ofrecer a la sociedad una alternativa a la enseñanza dentro del marco jurídico, como la que supuso la gran revolución cultural en España en 1976. Toda la escuela católica, que supone el 30% en nuestro país, es la alternativa. Seguramente muchos dirían que eso es necesario. Aquí en Valencia, los colegios de Santiago Apóstol y Nuestra Señora de los Desamparados son los de mayor integración de niños inmigrantes y de etnia gitana. Esos centros realizan al mismo tiempo una obra social y educativa enorme. En el fondo, es una escuela de promoción de la familia. Ese es el ejemplo de la alternativa de enseñanza que debe ofrecer la escuela de la Iglesia. Hay que dar sentido a la vida y enseñar el arte de vivir. Ojalá el pacto escolar tenga en cuenta estos principios y no solo los del informe Pisa.

¿Cómo debería concretarse el compromiso en la defensa de la vida que reclama usted a los legisladores?

Como decía Juan Pablo II, el problema del siglo XXI es la defensa de la vida. La dignidad de la persona humana es el futuro y los gobiernos deben legislar conforme a eso. La defensa de la vida es la defensa del hombre. Cuando la Iglesia dice «no» al aborto, no está diciendo tanto «no» al aborto: dice sí a la vida. Cuando la Iglesia propugna leyes que favorezcan la maternidad reclama que se proteja la vida de la madre y los nacituros. Estamos diciendo algo nuevo que recogía la ley de Alberto Ruiz Gallardón, que no era una norma sobre el aborto, sino de protección de la madre y de la vida naciente. Era la única legislación de toda Europa de estas características, pero por los intereses que fueran, en los que no voy a entrar, esa ley no salió adelante. Aquí en la Comunidad Valenciana se ha derogado la ley de protección a la maternidad. Es algo inconcebible. No era una ley machista como algunos la han calificado. Además, estas leyes son necesarias más que nunca ahora que comprobamos cómo está descendiendo la natalidad.

¿Que le parece que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, reclame más «Franciscos» y menos «Cañizares» en la Iglesia española?

Yo le diría al líder de Podemos que antes de opinar conozca mejor el pensamiento del Papa Francisco y el de Antonio Cañizares y se informe más. La unidad entre Su Santidad y un servidor es total. Soy amigo de Francisco antes de que él fuera Papa y yo arzobispo de Valencia.

Alberto Caparrós/ABC
Imagen:El cardenal y arzobispo de Valencia,
monseñor Cañizares, durante la entrevista a ABC.
Foto: Mikel Ponce

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

diciembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies