Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Miércoles de ceniza: el Papa en la audiencia invita a vivir un camino de conversión y esperanza

Miércoles de ceniza: el Papa en la audiencia invita a vivir un camino de conversión y esperanza
marzo 14
12:42 2017
Invitó a reflexionar sobre este tiempo “con corazón abierto”

 

(ZENIT- Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco invitó el Miércoles de Ceniza y comienzo de la cuaresma, a vivir este período como un camino que sea signo sacramental de nuestra conversión.

Lo dijo en la catequesis de la audiencia que realizó en la plaza de San Pedro, en un día soleado del final del invierno europeo. El Santo Padre al ingresar en el jeep abierto, pasó por los corredores donde le aguardaban miles de peregrinos, quienes le han recibido saludando, agitando pañuelos o banderas. El Pontífice hizo detener varias veces el vehículo para bendecir a niños y a enfermos.

“Hoy, miércoles de ceniza, los invito a reflexionar sobre la cuaresma como tiempo de esperanza” dijo Francisco en sus palabras en español y recordó: “Al igual que el Pueblo de Israel que sufrió la esclavitud en Egipto, cada uno de nosotros está llamado a hacer experiencia de liberación y a caminar por el desierto de la vida para llegar a la tierra prometida”.

“Jesús nos abre –prosiguió el Pontífice– el camino al cielo a través de su pasión, muerte y resurrección. Él ha debido humillarse y hacerse obediente hasta la muerte, vertiendo su sangre para librarnos de la esclavitud del pecado”.

“Es el beneficio que recibimos de él, que debe corresponderse con nuestra acogida libre y sincera. Estamos llamados a seguir el ejemplo de Nuestro Señor. Él venció al tentador y ahora nosotros debemos también afrontar la tentación y superarla. Él nos dio el agua viva de su Espíritu y nosotros debemos ir a buscarla a la fuente de los sacramentos y la oración”, dijo.

El Papa aseguró que Jesús “es la luz que vence las tinieblas y nos pide a nosotros alimentar la llama que se nos confió el día de nuestro bautismo. De este modo, nuestro camino cuaresmal será signo sacramental de nuestra conversión”.

Al concluir su resumen de la catequesis en español, el Santo Padre saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española, “en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los exhorto a caminar en esperanza y con empeño en este camino de amor, que Dios nos propone”.

“Que nuestro esfuerzo –concluyó– forje una esperanza sólida, como la de María, que continuó a creer y a esperar incluso cuando se encontraba junto a la cruz de su Hijo”.

En la catequesis invitó también a entrar “con corazón abierto” en la cuaresma. Y “sintiéndonos parte del pueblo santo de Dios, iniciamos con alegría hoy este camino de esperanza”.    

Sergio Mora
Imagen: El Papa saluda a los presentes en la Audiencia  
1 de marzo de 2017

Francisco a los peregrinos de Irak, Jordania y Medio Oriente: “La cuaresma es un camino de esperanza”


Audiencia general
(CTV Fto. archivo)

Cuaresma, “un camino de liberación de los ídolos del mundo para alcanzar la libertad de los hijos de Dios”

 

“Envío un cordial saludo a los peregrinos de idioma árabe, particularmente a los que provienen de Irak, Jordania y Medio Oriente, dijo el papa Francisco durante la Audiencia general de este miércoles 1º de marzo de 2017.

Esta mañana en que la audiencia inició en la plaza de San Pedro un poco más temprano, a las 9:30, el Santo Padre Francisco encontró a los grupos de peregrinos provenientes de Italia y de tantos países del mundo.

En sus palabras en italiano, traducidas inmediatamente en árabe por uno de sus colaboradores de la Curia romana el Papa dijo:

“La cuaresma es un camino de esperanza: la esperanza de llegar a la Pascua a través del desierto del ayuno y la mortificación. Un camino de fe donde se siente la fidelidad del amor de Dios que no nos abandona nunca; un camino de penitencia donde la salvación se realiza y se cumple a través de la respuesta libre del hombre; un camino de liberación de los ídolos del mundo para alcanzar la libertad de los hijos de Dios; un camino de victoria sobre las tentaciones con la ayuda de la oración y de los sacramentos”.

“Les deseo una buena cuaresma –dijo Francisco– ¡El Señor les bendiga a todos y les proteja del maligno!”.

Deborah Castellano Lubov

Texto completo de la Audiencia y catequesis del papa Francisco del 1 de marzo de 2017


El Papa en la audiencia general
(CTV Foto archivo)

“Sintiéndonos parte del pueblo santo de Dios, iniciamos con alegría hoy este camino de esperanza”

“Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este día, Miércoles de Ceniza, entramos en el Tiempo litúrgico de la Cuaresma. Y ya que estamos desarrollando el ciclo de catequesis sobre la esperanza cristiana, hoy quisiera presentarles la Cuaresma como camino de esperanza.

De hecho, esta perspectiva se hace enseguida evidente si pensamos que la Cuaresma ha sido instituida en la Iglesia como tiempo de preparación para la Pascua, y por lo tanto, todo el sentido de este periodo de cuarenta días es iluminado por el misterio pascual hacia el cual está orientado. Podemos imaginar al Señor Resucitado que nos llama a salir de nuestras tinieblas, y nosotros nos ponemos en camino hacia Él, que es la Luz. Y la Cuaresma es un camino hacia Jesús Resucitado. La Cuaresma es un periodo de penitencia, también de mortificación, pero no un fin en sí mismo, sino finalizado a hacernos resurgir con Cristo, a renovar nuestra identidad bautismal, es decir, a renacer nuevamente “desde lo alto”, desde el amor de Dios (Cfr. Jn 3,3). Por esto es que la Cuaresma es, por su naturaleza, tiempo de esperanza.

Para comprender mejor que cosa significa esto, debemos referirnos a la experiencia fundamental del éxodo de los Israelitas de Egipto, narrada en la Biblia en el libro que lleva este nombre: Éxodo. El punto de partida es la condición de esclavitud en Egipto, la opresión, los trabajos forzados. Pero el Señor no se ha olvidado de su pueblo y de su promesa: llama a Moisés y, con brazo poderoso, hace salir a los Israelitas de Egipto y los guía a través del desierto hacia la Tierra de la libertad. Durante este camino de la esclavitud a la libertad, el Señor da a los Israelitas la ley, para educarlos en el amor a Él, el único Señor, y para amarse entre ellos como hermanos. La Escritura muestra que el éxodo es largo y fatigoso: simbólicamente dura 40 años, es decir, el tiempo de vida de una generación. Una generación que, ante las pruebas del camino, es siempre tentada a añorar Egipto y volver atrás. También todos nosotros conocemos la tentación de regresar atrás, todos. Pero el Señor permanece fiel y esta pobre gente, guiada por Moisés, llega a la Tierra prometida. Todo este camino es realizado en la esperanza: la esperanza de alcanzar la Tierra, y justamente en este sentido es un “éxodo”, una salida de la esclavitud a la libertad. Y estos 40 días son también para todos nosotros una salida de la esclavitud del pecado a la libertad, al encuentro del Cristo Resucitado. Cada paso, cada fatiga, cada prueba, cada caída y cada salida, todo tiene sentido solo dentro del designio de salvación de Dios, que quiere para su pueblo la vida y no la muerte, la alegría y no el dolor.

La Pascua de Jesús es su éxodo, con el cual Él nos ha abierto la vía para alcanzar la vida plena, eterna y gozosa. Para abrir esta vía, este camino, Jesús ha debido despojarse de su gloria, humillarse, hacerse obediente hasta la muerte y la muerte de cruz. Abrirnos el camino a la vida eterna le ha costado toda su sangre, y gracias a Él nosotros somos salvados de la esclavitud del pecado. Pero esto no quiere decir que Él ha hecho todo y nosotros no debemos hacer nada, que Él ha pasado por medio de la cruz y nosotros “vamos al paraíso en un carruaje”. No, no quiere decir esto. No es así. Nuestra salvación es ciertamente un don suyo, pero, como es una historia de amor, requiere nuestro “si” y nuestra participación en su amor, como nos demuestra nuestra Madre María y después de ella todos los santos.

La Cuaresma vive de esta dinámica: Cristo nos precede con su éxodo, y nosotros atravesamos el desierto gracias a Él y detrás de Él. Él es tentado por nosotros, y ha vencido al Tentador por nosotros, pero también nosotros debemos con Él afrontar las tentaciones y superarlas. Él nos dona el agua viva de su Espíritu, y a nosotros corresponde tomar de su fuente y beber, en los Sacramentos, en la oración, en la adoración; Él es la luz que vence las tinieblas, y a nosotros se nos pide alimentar la pequeña llama que nos ha sido confiada el día de nuestro Bautismo.

En este sentido la Cuaresma es «signo sacramental de nuestra conversión» (Misal Romano, Oración colecta I Dom. de Cuaresma), quien realiza el camino de la Cuaresma esta siempre en el camino de la conversión. Es un signo sacramental de nuestro camino de la esclavitud a la libertad, siempre por renovar. Un camino ciertamente difícil, como es justo que sea, porque el amor es arduo, pero es un camino lleno de esperanza. Es más, diría además: el éxodo cuaresmal es el camino en el cual la esperanza misma se forma. La fatiga de atravesar el desierto – todas las pruebas, las tentaciones, las ilusiones, las visiones… – todo esto vale para forjar una esperanza fuerte, sólida, en el modelo de la Virgen María, que en medio a las tinieblas de la pasión y de la muerte de su Hijo continuó creyendo y esperando en su resurrección, en la victoria del amor de Dios.

Con el corazón abierto a este horizonte, entramos hoy en la Cuaresma. Sintiéndonos parte del pueblo santo de Dios, iniciamos con alegría hoy este camino de esperanza. Gracias”.

            

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

diciembre 2020
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies