Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Juan José Pulido, capellán de la residencia Santa Isabel: No al abandono en residencias. «En verano hay que estar con los abuelos»

Juan José Pulido, capellán de la residencia Santa Isabel: No al abandono en residencias. «En verano hay que estar con los abuelos»
julio 31
19:58 2017

Su aspecto no es el de un cura al uso: pelo largo, camiseta, deportivas… Pero en Torrejoncillo, donde Juan José lleva doce de sus 20 años como sacerdote, «lo que llamaría la atención es que fuese de otra manera: aquí me conocen y me quieren como soy», dice. Especialmente los 40 ancianos de la residencia que atiende como capellán, a quienes lleva a Dios y de quienes también –asegura– lo recibe, «porque Dios prefiere a los sencillos para que crezcamos en la fe»

Seguro que ha oído eso de «a la iglesia van solo cuatro viejas». ¿Se minusvalora a los ancianos, incluso entre los católicos?
En nuestra sociedad, dentro y fuera de la Iglesia, tenemos que reconocer más el valor de los ancianos para que se sientan útiles, realizados, y para que sigan haciendo todo lo que puedan hacer. En la diócesis de Coria-Cáceres hay nueve residencias para acoger a los ancianos en su dignidad, y ayudar a que sigan integrados en la sociedad y en la Iglesia.

En una de esas residencias es capellán desde hace doce años. ¿A qué se dedica?
A estar con ellos, darles cariño, sacarles la sonrisa con un gesto, un beso o una caricia, escucharlos, preguntarles por su familia, por cómo están, qué han comido… Y por supuesto, confesar a quien lo pide y celebrar la Eucaristía, en la que intento que participen todo lo que puedan: que lean, que hagan las preces, que comenten. A los mayores les gusta expresar de manera sencilla su fe.

¿Cómo se evangeliza a las personas mayores?
Muchos sienten que ya han vivido lo suficiente y que han hecho lo que tenían que hacer; a otros les pasa lo contrario: lo pasan mal, tienen problemas y heridas del pasado que les cuesta asimilar, etc. Yo intento mostrarles a todos que Dios está con ellos en esta última etapa de su vida, con cada uno en su circunstancia; que Él no los olvida, y que la comunidad cristiana tampoco. A veces los ancianos salen de la comunidad porque son mayores, y si no nos acercamos a ellos, no los volvemos a ver.

¿Evangelizan los ancianos?


Foto: Archivo personal de Juan José Pulido

A mí, cada vez que celebro la Eucaristía con ellos, me dan muchas lecciones. El Espíritu Santo se vale de los ancianos para tocarte el corazón; con sus palabras sencillas, el Espíritu los hace válidos para el llamamiento del Señor.

¿La soledad afecta a su fe?
Sí. Sufren mucho. Los mayores aman a sus hijos por encima de cualquier circunstancia, aunque les hayan hecho la vida imposible o los hayan abandonado. Tapan siempre los defectos de sus hijos. Tienen una capacidad de aguante y de sacrificio que hoy no tenemos, y espiritualmente son mucho más fuertes que nosotros.

Cuando se ve al anciano en su fragilidad, a veces se olvida que algunos no tuvieron una vida ejemplar para sus hijos. ¿Cómo ilumina Dios esas realidades tan duras?Depende mucho del caso. Aunque hay barreras que a veces no se pueden derribar, he sido testigo de momentos de reconciliación muy impactantes y hermosos. Es el fruto de la Gracia.

En verano se incrementa el número de ancianos abandonados en las residencias…
La sociedad y la Iglesia serán maduras cuando traten bien a sus mayores. Creemos saberlo todo porque manejamos la tecnología mejor que ellos, pero la sabiduría de los mayores es inmensa y solo se aprecia escuchándolos. El verano es un buen momento para estar más con los abuelos y con los padres, visitarlos, hablar con ellos, escucharlos. Ese trato es una riqueza para la familia y para toda la Iglesia.

¿También ir a ver a los que no son de nuestra familia?
Claro. Por eso es tan importante el voluntariado de los católicos en las residencias. A veces reducimos la presencia de la Iglesia al ámbito de las residencias diocesanas, pero tenemos que estar presentes también en las públicas para llegar a todas esas personas. Nos ponen muchas trabas para una presencia eclesial como capellán, pero si vamos como voluntarios, somos presencia de Cristo para estas personas, que también necesitan de Dios. Y ahí la labor de los laicos es fundamental. La evangelización es cosa de todos, cada uno lo que puede dar.

José Antonio Méndez
Imagen: Juan José Pulido con algunos ancianos de la residencia Santa Isabel.
(Foto: Archivo personal de Juan José Pulido)

 

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies