Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Francisco invita a no poner la seguridad en ídolos que llevan por el camino equivocado

Francisco invita a no poner la seguridad en ídolos que llevan por el camino equivocado
enero 16
18:13 2017
En la catequesis del 11 de enero, el Santo Padre reflexiona sobre el Salmo 115 y las falsas esperanzas en los ídolos

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco, en la audiencia general de esta semana ha continuado con el ciclo de catequesis sobre la esperanza cristiana. Reunidos en el Aula Pablo VI en el Vaticano, miles de fieles le esperaban con ilusión y alegría. La meditación de esta semana ha estado centrada en el Salmo 115 sobre “las falsas esperanzas en los ídolos”.

El Santo Padre ha puesto dos ejemplos reales sobre cómo en la vida se puede llegar a dejarse llevar por ídolos. Al respecto, ha contado que una vez estaba en Buenos Aires y tenía que ir de una iglesia a otra y de camino había un parque con muchas pequeñas mesas donde estaban sentados los videntes. Y allí había mucha gente, incluso haciendo cola. ¿Esto da seguridad?, se ha preguntado el Papa. “La seguridad de una, permitidme la palabra, estupidez”, ha añadido. De esto modo ha observado que “tú pagas para que te den una falsa esperanza, compramos falsas esperanzas”. Sin embargo “de la esperanza de la gratuidad que ha traído Jesucristo, de esa no nos fiamos tanto”.

Otro ejemplo ha sido sobre una mujer guapa, que escuchó también en Buenos Aires, que se quedó embarazada y comentaba que “tuvo que abortar” porque si no su figura se vería perjudicada. Ídolos –ha asegurado– que te llevan sobre el camino equivocado.

En el resumen en español que el Santo Padre hace de la catequesis, ha indicado que la esperanza, esperar en el futuro, creer en la vida, “es una necesidad primaria del hombre”.

Pero es importante que pongamos nuestra confianza en lo que verdaderamente pueda ayudar a vivir y dar sentido a la existencia.

La Sagrada Escritura  –ha añadido– nos advierte contra las falsas esperanzas que el mundo presenta, denunciando la paradoja de sus ídolos. De este modo, ha explicado que el hombre, al buscar seguridades tangibles y concretas, “cae en la tentación de las consolaciones efímeras –dinero, alianza con los potentes, mundanidad, falsas ideologías– que parecen colmar el vacío de soledad y mitigan el cansancio de creer”.

Asimismo, el Pontífice ha asegurado que el salmo 115 describe de modo sugestivo la realidad absolutamente fugaz de estos ídolos. Advierte que quien pone la esperanza en ellos termina siendo como ellos: “imágenes vacías con manos que no tocan, pies que no caminan, boca que no puede hablar”. No se tiene nada que decir, se es incapaz de ayudar, cambiar las cosas, sonreír, donarse, amar. El hombre en cambio –ha concluido–  ha de ser imagen de Dios, confiando y esperando en su gracia y bendición.

A continuación, ha saludado a los peregrinos de lengua española, en particular a los venidos de España y Latinoamérica. Así, les ha invitado a poner plenamente su confianza en el Señor para que de su vida brote la alabanza al Dios vivo y verdadero, que por nosotros nació de María, murió sobre la cruz y ha resucitado en la gloria.

Después de los saludos en las distintas lenguas, el Papa ha dirigido unas palabras a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. De este modo, ha recordado que el domingo pasado se celebró la Fiesta del Bautismo del Señor, ocasión propicia para repensar en el propio Bautismo en la fe de la Iglesia. Por eso, ha invitado a los jóvenes a redescubrir diariamente “la gracia que proviene del sacramento recibido”. El Papa ha pedido a los enfermos a que saquen del bautismo la fuerza para afrontar los momentos de dolor y de desconsuelo. Finalmente, a los recién casados les ha exhortado a saber traducir los compromisos del bautismo en su camino de vida familiar.

Rocío Lancho García

Texto completo de la catequesis de la audiencia del miércoles 11 de enero de 2017


El papa Francisco en la audiencia de los miércoles 11.1.2017
(Foto Osservatore © Romano)

 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el pasado mes de diciembre y en la primera parte de enero hemos celebrado el tiempo de Adviento y después el de Navidad: un periodo del año litúrgico que despierta en el pueblo de Dios la esperanza. Esperar es una necesidad primaria del hombre: esperar en el futuro, creer en la vida, el llamado “pensar positivo”. 

Pero es importante que tal esperanza sea puesta de nuevo en lo que verdaderamente puede ayudar a vivir y a dar sentido a nuestra existencia. Es por esto que la Sagrada Escritura no pone en guardia contra las falsas esperanzas que el mundo nos presenta, desenmascarando su inutilidad y mostrando la insensatez. Y lo hace de varias formas, pero sobre todo denunciando la falsedad de los ídolos en lo que el hombre está continuamente tentado de poner su confianza, haciéndoles el objeto de su esperanza.

En particular, los profetas y sabios insisten en esto, tocando un punto focal del camino de fe del creyente. Porque fe es fiarse de Dios –quien tiene fe, se fía de Dios– pero viene el momento en el que, encontrándose con las dificultades de la vida, el hombre experimenta la fragilidad de esa confianza y siente la necesidad de certezas diferentes, de seguridades tangibles, concretas. Yo me fío de Dios, pero la situación es un poco fea y yo necesito de una certeza un poco más concreta. ¡Y allí está el peligro! Y entonces estamos tentados de buscar consuelos también efímeros, que parecen llenar el vacío de la soledad y calmar el cansancio del creer. Y pensamos poder encontrar en la seguridad que puede dar el dinero, en las alianzas con los poderosos, en la mundanidad, en las falsas ideologías. A veces las buscamos en un dios que pueda doblarse a nuestras peticiones y mágicamente intervenir para cambiar la realidad y hacer como nosotros queremos; un ídolo, precisamente, que en cuanto tal no puede hacer nada, impotente y mentiroso. Pero a nosotros nos gustan los ídolos, ¡nos gustan mucho! Una vez, en Buenos Aires, tenía que ir de una iglesia a otra, mil metros, más o menos. Y lo hice, caminando. Había un parque en medio, y en el parque había pequeñas mesas, pero muchas, muchas, donde estaban sentados los videntes. Estaba lleno de gente, que también hacía cola. Tú le dabas la mano y él empezaba, pero el discurso era siempre el mismo: hay una mujer en tu vida, hay una sombra que viene, pero todo irá bien… Y después pagabas. ¿Y esto te da seguridad? Es la seguridad de una –permitidme la palabra– de una estupidez. Ir al vidente o a la vidente que leen las cartas: ¡esto es un ídolo! Esto es un ídolo, y cuando nosotros estamos muy apegados: compramos falsas esperanza. Mientras que de la que es la esperanza de la gratuidad, que nos ha traído Jesucristo, gratuitamente dando la vida por nosotros, de esa a veces no nos fiamos tanto.

Un Salmo lleno de sabiduría nos dibuja de una forma muy sugestiva la falsedad de estos ídolos que el mundo ofrece a nuestra esperanza y a la que los hombres de cada época están tentados de fiarse. Es el Salmo 115, que dice así:

“Los ídolos, en cambio, son plata y oro, obra de las manos de los hombres. Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven; tienen orejas, pero no oyen, tienen nariz, pero no huelen. Tienen manos, pero no palpan, tienen pies, pero no caminan; ni un solo sonido sale de su garganta. Como ellos serán los que los fabrican, los que ponen en ellos su confianza» (vv. 4-8).

El salmista nos presenta, de forma un poco irónica, la realidad absolutamente efímera de estos ídolos. Y tenemos que entender que no se trata solo de representaciones hechas de metal o de otro material, pero también de esas construidas con nuestra mente, cuando nos fiamos de realidades limitadas que transformamos en absolutas, o cuando reducimos a Dios a nuestros esquemas y a nuestras ideas de divinidad; un dios que se nos parece, comprensible, previsible, precisamente como los ídolos de los que habla el Salmo. El hombre, imagen de Dios, se fabrica un dios a su propia imagen, y es también una imagen mal conseguida: no siente, no actúa, y sobre todo no puede hablar. Pero, nosotros estamos más contentos de ir a los ídolos que ir al Señor. Estamos muchas veces más contentos de la efímera esperanza que te da este falso ídolo, que la gran esperanza segura que nos da el Señor.

A la esperanza en un Señor de la vida que con su Palabra ha creado el mundo y conduce nuestras existencias, se contrapone la confianza en ídolos mudos. Las ideologías con sus afirmaciones de absoluto, las riquezas — y esto es un gran ídolo–, el poder y el éxito, la vanidad, con su ilusión de eternidad y de omnipotencias, valores como la belleza física y la salud, cuando se convierten en ídolos a los que sacrificar cualquier cosa, son todo realidades que confunden la mente y el corazón, y en vez de favorecer la vida conducen a la muerte. Es feo escuchar y duele en el alma eso que una vez, hace años, escuché, en la diócesis de Buenos Aires: una mujer buena, muy guapa, presumía de la belleza, comentaba, como si fuera natural: “Eh sí, he tenido que abortar porque mi figura es muy importante”. Estos son los ídolos, y te llevan sobre el camino equivocado y no te dan felicidad.

El mensaje del Salmo es muy claro: si se pone la esperanza en los ídolos, te haces como ellos: imágenes vacías con manos que no tocan, pies que no caminan, bocas que no pueden hablar. No se tiene nada más que decir, se convierte en incapaz de ayudar, cambiar las cosas, incapaces de sonreír, de donarse, incapaces de amar. Y también nosotros, hombres de Iglesia, corremos riesgo cuando nos “mundanizamos”. Es necesario permanecer en el mundo pero defenderse de las ilusiones del mundo, que son estos ídolos que he mencionado.

Así dice el Salmo: “Pueblo de Israel, confía en el Señor […], familia de Aarón, confía en el Señor […], confíen en el Señor todos los que lo temen […] El Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga” (vv. 9.10.11.12). El Señor se acuerda siempre. También en los momentos feos. Él se acuerda de nosotros. Y esta es nuestra esperanza. Y la esperanza no decepciona nunca. Nunca. Nunca. Los ídolos decepcionan siempre: son fantasías, no son realidad. Esta es la estupenda realidad de la esperanza: confiando en el Señor nos hacemos como Él, su bendición nos transforma en sus hijos, que comparten su vida. La esperanza en Dios nos hace entrar, por así decir, dentro del alcance de su recuerdo, de su memoria que nos bendice y nos salva. Y entonces puede brotar el aleluya, la alabanza al Dios vivo y verdadero, que para nosotros ha nacido de María, ha muerto en la cruz y resucitado en la gloria. Y en este Dios nosotros tenemos esperanza, y este Dios –que no es un ídolo– no decepciona nunca.

El Santo Padre recuerda que el ingreso a la audiencia general es gratuito

Ha advertido de los estafadores que engañan a la gente y venden las entradas


Imagen: El Papa con los abuelos en el Aula Nervi
(Foto de archivo © Oss. Romano)

El Papa Francisco ha hecho una advertencia esta mañana al finalizar la audiencia general: “Venir aquí es gratis”. De esta forma, el Santo Padre ha explicado que para entrar a la audiencia hay entradas. Y en estas entradas –ha dicho mientras mostraba una a los presentes– está escrito en seis lenguas: el billete es gratuito.

Al respecto, ha advertido que hay “astutos” que hacen pagar estos billetes. “Hacer esto es una estafa”, ha insistido Francisco. Aquí –ha asegurado– se viene sin pagar porque esta es la casa de todos.

Información para solicitar las entradas:

Escribir a:
  • Prefectura de la Casa Pontificia.
    00120 Ciudad del Vaticano
    Fax: +39 06 6988 5863
   
Indicando:
  • Fecha de la Audiencia General o Celebración Litúrgica
  • Número de billetes solicitados.
  • Nombre / Grupo
  • E-mail
  • Dirección postal
  • Teléfono y Fax

 

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies