Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

Entrevista al presidente de la Comunidad de San Egidio, Marco Impagliazzo, sobre el “Espíritu de Asís”

Entrevista al presidente de la Comunidad de San Egidio, Marco Impagliazzo, sobre el “Espíritu de Asís”
octubre 04
19:28 2019
Explica a ‘zenit’ en Madrid por qué “Paz sin fronteras” es un llamamiento de 300 líderes religiosos.

(ZENIT).- “El Espíritu de Asís está vivo y el fundamentalismo religioso ya no convence a las masas”, afirma sin vacilar Marco Impagliazzo desde Madrid, donde se está llevando a cabo el Encuentro Internacional Paz sin Fronteras, promovido por la Comunidad de San Egidio (presidida por Impagliazzo), recordando la histórica Jornada de Oración por la Paz convocada en Asís por el Papa Juan Pablo II en 1986, con representantes de todas las religiones del mundo.

En Madrid hay 300 líderes y representantes de las principales religiones del mundo, procedentes de más de 60 países de todo el mundo.

Entre los temas a tratar, del 15 al 17 de septiembre, se encuentra el fundamentalismo religioso actual y los conflictos que contribuyen a él. “Sin embargo, no debemos ser nostálgicos”, exhorta Impagliazzo. “El mundo bipolar Este/Oeste, con el riesgo de un holocausto nuclear, no era más pacífico ni menos aterrador”.

Cada año desde 1987, este Encuentro se celebra en una ciudad diferente de Europa. Sin embargo, desde el encuentro de Bolonia de 2018, se ha producido la firma conjunta del Papa Francisco y del Gran Imán de Al Ahzar al Tayyeb en Abu Dhabi (donde la corresponsal de zenit en el Vaticano, Deborah Castellano Lubov, se encontraba en el vuelo papal para la primera visita de un Papa a la Península Arábiga), del “Documento sobre la Fraternidad Humana: por la Paz Mundial y la convivencia”.

“Yo diría que con Abu Dhabi, el Espíritu de Asís ha entrado definitivamente en el Islam, y que debemos esperar bellas sorpresas después de tanta desconfianza”, comenta Impagliazzo desde Madrid.

Esta es la entrevista exclusiva con el corresponsal principal de zenit en el Vaticano sobre el terreno para el encuentro anual celebrado este año en la capital española:

zenit: El fundamentalismo religioso y la intolerancia avanzan en muchos países. Me viene a la mente, entre los episodios más crueles de los últimos 12 meses, el ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda, en marzo, y los ataques de Pascua en las iglesias de Sri Lanka. La persecución de las minorías religiosas, especialmente las cristianas, continúa en muchos países. ¿Cómo no ceder al pesimismo?

Marco Impagliazzo: El pesimismo es impotente y marca un declive, también espiritual: la idea de que no se puede hacer nada sino defenderse con la misma violencia. Desde esto hasta pensar que no se debe hacer nada, el paso es breve. Sin embargo, eso no significa que uno no esté preocupado y afligido por los muchos episodios de violencia como los mencionados. Vemos incidentes de intolerancia y racismo también en nuestros países europeos. Los actos de terrorismo nos afectan cada vez más, sobre todo cuando se ataca a personas indefensas, civiles y personas que rezan. Ciertamente hay que reaccionar, pero no con una vuelta lúgubre, pensando que la única manera de responder a un golpe es otro golpe: es precisamente esto lo que quieren los terroristas. Todas estas guerras, libradas en nombre de la lucha contra el terrorismo, sólo han creado más (guerras) y no han resuelto nada. Debemos tener la honestidad de admitirlo. En cambio, debemos reaccionar cada vez más con conversaciones y actos concretos de paz. Traer líderes religiosos a Madrid es parte de esa reacción. Juntos, los líderes de las grandes religiones del mundo se refuerzan mutuamente al condenar toda forma de violencia y al afirmar que sólo la paz es santa.

zenit: ¿Sigue siendo posible creer que las religiones son la solución a la guerra y que, por el contrario, no son parte del problema? ¿Y cómo es posible? Pensamos en Ucrania, iglesias de la misma familia, ortodoxas, que soplan el fuego de nacionalismos opuestos…

Marco Impagliazzo: Lo son y lo serán cada vez más si juntos van a la raíz profunda de su fe, donde se inscribe un deseo común de paz. El encuentro entre el Papa Francisco y el Gran Imán Al Tayyeb en Abu Dhabi es un signo poderoso de esto: las religiones no hacen la guerra, son los hombres los que la hacen. Es evidente para todos que el drama ucraniano es un drama geopolítico, hecho de fronteras, actos de fuerza, presiones políticas y hegemonías económicas. Las Iglesias no pueden convertirse en un instrumento étnico o nacionalista en manos de los políticos. Si se rinden a esto, se traicionan a sí mismos. Es una señal de alarma para todos nosotros: si la Iglesia se convierte en un arma étnica o nacionalista en manos de otros, pierde su misión evangélica. La Iglesia ora por la paz y no por la victoria.

zenit: ¿Cuál es el estado de salud del Espíritu de Asís hoy? ¿Es cierto, como se oye decir a más voces, que el mundo de hoy es más cerrado, más temeroso que en el pasado? 

Marco Impagliazzo: El mundo tiene miedo porque está desorientado ante los cambios rápidos e inesperados. Paradójicamente, al estar materialmente más cerca, tiende a distanciarse psicológicamente. Por lo tanto, busca refugio en las principales solidaridades: la tierra y la nación. Sin embargo, nosotros, los cristianos, sabemos bien que en el curso de la historia eso ya ha ocurrido y ha dado malas pruebas de ello. El Espíritu de Asís continúa extendiéndose por todo el mundo. El encuentro de fraternidad de Abu Dhabi es un fruto directo de ello. Durante años, en San Egidio, hemos cultivado la amistad con Al-Azhar y el Gran Imán al Tayyeb. Nada debe darse por sentado ni ceder a la cultura del enemigo. Hay signos –quizás poco recogidos por la prensa– de cómo está vivo el Espíritu de Asís: las masas argelinas lo demuestran, buscando la libertad pacíficamente, manifestándola durante meses, rechazando el fundamentalismo violento o la dictadura militar. San Egidio ha trabajado tanto por la paz en ese país. Nunca hemos cedido a la ideología del “choque”. Lo mismo puede decirse de lo que está ocurriendo en Sudán, en Sudán del sur, en la República Democrática del Congo, en África Central y en otros lugares. Ciertamente hay guerras antiguas y latentes y muchos conflictos que aún no se han resuelto. Sin embargo, las religiones están cada vez menos involucradas activamente en los foros del choque y en las formas de odio. La trayectoria del propio fundamentalismo –diría que más bien de los fundamentalismos– ya no convence a las masas. Y además, no hay que ser nostálgico: el mundo de la bipolaridad Este/Oeste, con el riesgo de un holocausto nuclear, no era más pacífico ni menos aterrador.

zenit: Un tema, en muchas mesas redondas, es el de los medios de comunicación. Hoy en día, la comunicación es fuerte en instrumentos muy poderosos, pero a menudo termina alimentando los conflictos. ¿Qué papel desempeña la comunicación en la promoción de la paz y la tolerancia entre las diferentes religiones?

Marco Impagliazzo: Puede tener un gran papel si los medios de comunicación permanecen apegados a la compleja verdad de la realidad y no ceden a las simplificaciones. Los medios de comunicación pueden ser manipulados y convertirse en un instrumento de odio, si se piensa en el trágico papel de Radio Milles Collines en el genocidio ruandés. La representación del otro, del diferente, es una de las cuestiones sobre las que los medios de comunicación siempre deben cuestionarse. No debe someterse a la idea de la creación del enemigo, sino aceptar el reto de explicar la complejidad. Me preocupa que el lenguaje bélico impregne los propios medios de comunicación, incluso en otras situaciones. Por ejemplo, la cuestión de los migrantes tratados en términos de desembarcos, invasión, armas de ocupación masiva, etc -todos los términos militares. Es muy importante poder elegir las palabras y evitar la tentación de gritar títulos inflados. Esto ya sería una gran contribución a la promoción de la paz y la tolerancia. Me gustaría que los medios de comunicación relanzaran la realidad por lo que es, sin teñirla de cinismo y escepticismo, como sucede a menudo, como si lo bueno y lo bueno contara menos que lo malo y lo malo. Los medios de comunicación no tienen mucho éxito en dar voz a la “ingenuidad del bien”.

zenit: En sus discursos, el Papa Francisco se dirige a menudo al tema de los muros y los populismos, de los que el Papa dice estar preocupado. Según él, se escuchan discursos que recuerdan de hecho el ascenso del Nazismo. El pasado 1 de septiembre se cumplió exactamente el 80º aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial. ¿Debemos pensar que una nueva guerra como esa también podría estallar?

Marco Impagliazzo: Si es por eso que la guerra ya ha estallado. Según el Papa, toda guerra es una guerra mundial desde el momento en que tiene causas y efectos más allá de sí misma. No veo una probable guerra en Europa entre las democracias, aunque debemos estar atentos: los discursos autoritarios y de soberanía quieren dividir a Europa, como lo hacen en otras partes del mundo. Lo observamos con el orbanismo, una especie de autoritarismo antiliberal que pretende convertirse en un modelo para los demás. La buena noticia es que hasta hoy Europa ha sido capaz de resistirse a ella, a pesar de todas sus limitaciones. Se ha resistido en sus parlamentos, como lo demuestran las crisis italiana y británica, que han podido reafirmar su prerrogativa frente a los que buscaban “plenos poderes”. Se ha resistido entre el pueblo con las elecciones europeas, que no dieron mayoría a las fuerzas hostiles a la unidad y a los partidarios de los populismos y los racismos. Está resistiendo a las fuerzas en desintegración propuestas por otras potencias autoritarias. Políticamente, Europa se confirma como la mejor defensa de la democracia y la tolerancia en el mundo.

zenit: Otro tema que se pondrá de manifiesto en Madrid serán las migraciones. Por un lado, la Iglesia predica la hospitalidad y, por otro, reconoce a las naciones anfitrionas el derecho de poner límites a este fenómeno. El debate político en torno a este tema está que arde. En su opinión, ¿dónde hay que buscar el punto de equilibrio?

Marco Impagliazzo: Sobre las migraciones debemos darnos cuenta de que el encuentro puede ser fuente de futuro y de grandes sorpresas; los protagonistas de este evento migratorio no son los que reciben y escuchan, sino lo que surge de éste; yo diría que el abrazo es el verdadero protagonista. El equilibrio está en gobernar los procesos, conscientes de que son estructurales. Hay una fuerte caída demográfica en Occidente y, al mismo tiempo, una necesidad de armas y mentes. Si el proceso que los obtiene no se rige, se produce un rechazo brusco, una reacción violenta, como sabemos. Si se gobierna ocurre lo contrario, una reunión feliz incluso en casos de crisis. Doy el ejemplo de los corredores humanitarios organizados por San Egidio y realizados con las Iglesias Evangélicas y la CEI (Conferencia Episcopal Italiana). Miles de personas de Siria, Iraq y el Cuerno de África han encontrado en Europa solidaridad y oportunidades. Es el resultado de una acción llevada a cabo con amor e inteligencia por San Egidio y por las Iglesias católica y protestante en relación con la sociedad civil. Cuando los fenómenos son gobernados, el miedo disminuye y el racismo desaparece. Concretamente: si la Unión Europea adoptara los corredores, ya no tendríamos ninguna emergencia de inmigrantes en Europa. Basta con multiplicarlo por cien, por mil. Es lo que proponemos: una verdadera política de hospitalidad e integración, que ve a la sociedad europea como protagonista, donde hay muchos más recursos de la humanidad de lo que uno piensa.

zenit: En los últimos doce meses, un paso fundamental en el diálogo interreligioso ha sido el Documento de Abu Dhabi, firmado por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Ahzar al Tayyeb. ¿Cómo juzga el impacto que ha tenido este Documento? ¿Se discutirá en Madrid?

Marco Impagliazzo: Por supuesto que sí. Como dije antes, es un gran paso en las relaciones entre cristianos y musulmanes. Yo diría que, con Abu Dhabi, el Espíritu de Asís ha entrado definitivamente en el Islam y que debemos esperar bellas sorpresas, después de tanta desconfianza. Este documento es histórico: evoca la unidad del género humano y sólo señala un verdadero problema: la guerra. Cuando se afirma que “el verdadero enemigo de la fraternidad humana es el individualismo, que significa afirmarse a sí mismo y al grupo sobre los demás”, ¡es un avance espectacular! Debemos tener más confianza en las semillas de paz y diálogo sembradas en estas décadas en el Espíritu de Asís. Esta es también la grandeza de la Iglesia de Roma, que desde la segunda mitad del siglo pasado ha asumido la responsabilidad del diálogo global entre las religiones, aunque sea la mayor denominación religiosa. Por eso, cuando el Papa viaja, es recibido con alegría espontánea por todos, incluso por los no católicos. Representa a la más grande figura religiosa. Y nosotros, los de San Egidio, estamos felices y agradecidos por haber trabajado en este camino y por haber llevado el Espíritu de Asís a todas partes.

zenit: En otras ocasiones, durante estos encuentros, surgió la idea de crear una especie de ONU de las religiones, una organización permanente de diálogo y confrontación entre las religiones, que va más allá de la ocasión de un encuentro, si bien como este de Madrid. ¿Es sólo una idea o podría convertirse en algo más?

Marco Impagliazzo: Los encuentros Hombres y Religiones que organizamos cada año ya representan un espacio de diálogo permanente. De cada edición nacen nuevos niños que dan vida a importantes iniciativas locales. La Jornada Mundial de Oración por la Paz, que este año se celebra en Madrid, también se celebra al unísono, por iniciativa nuestra, en muchas otras partes del mundo. Por lo tanto, no se trata de una reunión ocasional, sino de una verdadera y propia arquitectura de paz. No creo que para ello sea necesaria una estructura organizativa: institucionalizar a menudo asfixia. Se trata de algo más que de una organización: poder vivir el espíritu a través de lo humano, a través de la experiencia de los pueblos, y también a través de la presencia de una Comunidad. No es un congreso como otros tantos que se celebran. Hay una Comunidad que acoge y da el tono humano y fraterno al acontecimiento. La dimensión humana son las personas con sus historias, dificultades y éxitos. La oración de Madrid recoge todo esto en un espíritu fraterno, relanzándolo más allá de nosotros, hacia otro que no conocemos ahora pero que rezamos y esperamos que sea más pacífico y bello. En términos italianos, yo diría: ¡esto es “la gran belleza”!

DEBORAH CASTELLANO LUBOV
Imagen: El Papa Francisco y Marco Impagliazzo
(Foto: © Vatican Media)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

octubre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies