Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

El Papa en la audiencia: ‘Quien se pone al servicio de los demás es simiente de esperanza’

El Papa en la audiencia: ‘Quien se pone al servicio de los demás es simiente de esperanza’
abril 24
18:38 2017
En el domingo de Ramos muchos tenían expectativas mundanas y todo ello se derrumbó ante el misterio de la cruz

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- En este miércoles soleado de la primavera romana, el santo padre Francisco realizó la audiencia de los miércoles en la plaza de San Pedro, ingresando en el jeep abierto, desde donde saludó a los varios miles de peregrinos presentes. En medio del entusiasmo general que caracteriza estos encuentros, no faltaron las bendiciones a los pequeños y a los enfermos, e incluso le ofrecieron un mate, del cual tomó un par de sorbos, cuando bajó del vehículo.

En la catequesis el Sucesor de Pedro abordó el tema de la esperanza cristiana relacionándolo con esta semana santa.

“Queridos hermanos y hermanas: El pasado domingo hemos hecho memoria de la entrada de Jesús en Jerusalén” y señaló que “muchas de las personas que acudieron con palmas a recibirlo lo hicieron con expectativas mundanas: buscaban milagros, prodigios, la expulsión de los invasores”. Entretanto, aseguró, “todo ello se derrumbó ante el misterio de la cruz”.

Nosotros por el contrario creemos –reivindicó el Santo Padre– que del Crucificado renace nuestra esperanza por la fuerza de su amor”.

“Jesús lo explica –añadió el Papa– con la imagen del grano de trigo que cae en tierra, si éste permanece cerrado en sí mismo, no sucede nada, pero si se rompe y se abre, entonces da vida a una planta que producirá fruto. Él es ese grano que ha caído en tierra desde cielo y ha transformado el miedo, el pecado y la muerte, en alegría, perdón y resurrección”.

En esta Pascua, estamos llamados a seguir el ejemplo de Nuestro Señor, dijo. “El amor más grande es el de aquel que se entrega sin reservas y da todo lo que tiene”. Y “el que se pone al servicio de los demás es simiente de esperanza”.

El Pontífice concluyó sus palabras, saludando a los peregrinos de lengua española, “en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica”.

“Los exhorto a caminar hacia la meta de nuestra esperanza -dijo- contemplando la cruz como el dolor de una madre en el momento de dar a luz. Cuando la nueva vida nazca, no recordaremos el sufrimiento, porque la alegría pascual inundará todo con su luz”.

Sergio Mora
Imagen: Audiencia del 12 de abril de 2017

Francisco en la audiencia a los fieles de Oriente Medio: ‘Llenen la vida con la alegría de la Resurrección’

Francisco se dirigió a los peregrinos de lengua árabe, en particular a quienes vienen de Oriente Medio

Durante la audiencia general de este miércoles, el santo padre Francisco se dirigió a los peregrinos de lengua árabe, “en particular a quienes vienen de Oriente Medio”.

“Queridos hermanos y hermanas “ dijo el Pontífice en italiano, “mañana inicia el Triduo Pascual: cuando miren con los ojos fijos la pasión y muerte del Señor, reciban en los corazones la grandeza de su amor y llenen la vida con la alegría de la Resurrección”.

“¡Buena Pascua!” concluyó el Papa antes de que sus palabras sean traducidas en árabe por un colaborador.

Anne Kurian

El Papa en la audiencia saluda a los estudiantes del UNIV 2017

Univ 2017

El congreso organizado por la prelatura del Opus Dei que reune en Roma a unos 3 mil universitarios

El papa Francisco en sus palabras a los peregrinos italianos presentes en la audiencia de este miércoles, saludó a los universitarios, unos tres mil, reunidos en un congreso para estudiantes.

“Queridos peregrinos de lengua italiana, ¡bienvenidos! Tengo la alegría de recibir a los participantes del 50º Congreso para estudiantes de la UNIV, promovido por la prelatura del Opus Dei, dedicado a la reflexión sobre el tema del mundo en movimiento”.

El UNIV Congress forma parte de un evento internacional en Roma, que se extiende durante toda la Semana Santa. Jóvenes universitarias de los cinco continentes se reúnen en la ciudad eterna, no sólo para dialogar y debatir sobre un tema actual y de interés como el que plantea UNIV Congress cada año, sino también para vivir una experiencia enriquecedora a nivel humano, cultural, profesional y espiritual, indica la web ‘univcongress‘.

“Encuentros multiculturales con personas de todo el mundo, recorridos por los lugares más representativos de Roma, participación en la audiencia de la Plaza de San Pedro con el Papa son parte de la gama de actividades que tienen lugar esos días en Roma. El UNIV Congress es uno de estos eventos”.

El Papa saludó también a la asociación deportiva ‘Scopigno Cup’ acompañada por el obispo de Riete, a los estudiantes del Instituto San Vicente de Paul, y les deseó que “la visita a la Ciudad Eterna en ocasión de Pascua sea una ocasión propicia para redescubrir la alegría del dar, que llena el corazón más que el tener.

Televid de Medellín asistió a la audiencia del Papa

Delegación de Televid, el padre Luis Gomez,
el productor Cesar Giraldo, y el joven Andrés Uribe Ruiz

El canal de la Congregación mariana de Medellín vino a Roma para la Semana Santa, acompañado por unos 30 peregrinos

Un grupo de 33 peregrinos colombianos, de la ciudad colombiana de Medellín, saludó este miércoles al Santo Padre a su paso por la plaza de San Pedro. Ellos vinieron a pasar la Semana Santa en Roma, en un viaje organizado por el canal de televisión: Televid.tv.

Conversando con ZENIT, Cesar Giraldo, jefe de contenidos del canal de la Congregación mariana de Medellín, explicó que esta iniciativa nació hace 17 años y hoy en youtube tiene casi de 100 mil suscriptores. Añadió que transmite en vivo los principales acontecimientos en el Vaticano y a nivel nacional.

“Nos estamos preparando para la visita que el Papa hará en septiembre a Colombia, con unidades móviles en las cuatro ciudades que visitará”, indicó Giraldo. Añadió que el canal cuenta con la colaboración de 60 personas, entre producción y periodistas. Precisó además que transmiten en Hd las 24 horas del día.

El padre Luis Eduardo Gomez, de la arquidiócesis de Medellín, que acompañó la peregrinación como asistente espiritual aseguró: “Estamos muy contentos porque hemos venido como un solo corazón a los pies de San Pedro y San Pablo a renovar nuestra fe. Regresaremos llenos de esa esperanza que necesita nuestro país”.

“Esperamos la visita del Papa que nos confirmará en la fe y nos ayudará a reconstruir el país”, concluyó el sacerdote.

Sergio Mora

Texto completo de la catequesis del Papa Francisco en la audiencia del 12 de abril de 2017

Las esperanzas terrenas caen ante la cruz, pero renacen esperanzas nuevas, aquellas esperanzas que duran por siempre

 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El domingo pasado hemos hecho memoria del ingreso de Jesús en Jerusalén, entre las aclamaciones festivas de los discípulos y de mucha gente. Esa gente ponía en Jesús muchas esperanzas: muchos esperaban de Él milagros y grandes signos, manifestaciones de poder e incluso la liberación de los enemigos dominantes. ¿Quién de ellos habría imaginado que dentro de poco Jesús habría sido en cambio humillado, condenado y asesinado en la cruz? Las esperanzas terrenas de esa gente se derrumbaron delante de la cruz. Pero nosotros creemos que justamente en el Crucificado nuestra esperanza ha renacido. Las esperanzas terrenas caen ante la cruz, pero renacen esperanzas nuevas, aquellas esperanzas que duran por siempre. Es una esperanza diversa esta que nace de la cruz. Es una esperanza diversa de aquellas que se derrumban, de aquellas del mundo. Pero ¿De qué esperanza se trata, esta esperanza que nace de la cruz?

Nos puede ayudar a entenderlo lo que dice Jesús justamente después de haber entrado a Jerusalén: «Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto» (Jn 12,24). Tratemos de pensar en un grano o en una pequeña semilla, que cae en el terreno. Si permanece cerrado en sí mismo, no sucede nada; si en cambio se fracciona, se abre, entonces da vida a una espiga, a un retoño, y después a una planta y una planta que dará fruto.

Jesús ha traído al mundo una esperanza nueva y lo ha hecho a la manera de la semilla: se ha hecho pequeño, pequeño, pequeño como un grano de trigo; ha dejado su gloria celestial para venir entre nosotros: ha “caído en la tierra”. Pero todavía no era suficiente. Para dar fruto, Jesús ha vivido el amor hasta el extremo, dejándose fragmentar por la muerte como una semilla se deja fragmentar bajo la tierra. Justamente ahí, en el punto extremo de su anonadamiento – que es también el punto más alto del amor – ha germinado la esperanza.

Si alguno de ustedes me pregunta: ¿Cómo nace la esperanza? Yo respondo: “De la cruz. Mira la cruz, mira al Cristo Crucificado y de ahí te llegara la esperanza que no desaparece jamás, aquella que dura hasta la vida eterna. Y esta esperanza ha germinado justamente por la fuerza del amor: porque el amor que «todo lo espera, todo lo soporta» (1 Cor 13,7), el amor que es la vida de Dios ha renovado todo lo que ha alcanzado.

Así, en la Pascua, Jesús ha transformado, tomándolo en sí, nuestro pecado en perdón. Pero escuchen bien como es la transformación que hace la Pascua: Jesús ha transformado nuestro pecado en perdón, nuestra muerte en resurrección, nuestro miedo en confianza. Es por esto, que en la cruz, ha nacido y renace siempre nuestra esperanza; es por esto que con Jesús toda nuestra oscuridad puede ser transformada en luz, toda derrota en victoria, toda desilusión en esperanza. Toda: sí, toda. La esperanza supera todo, porque nace del amor de Jesús que se ha hecho como el grano de trigo caído en la tierra y ha muerto para dar vida y de esa vida llena de amor viene la esperanza.

Cuando elegimos la esperanza de Jesús, poco a poco descubrimos que el modo de vivir vencedor es aquel de la semilla, aquel del amor humilde. No hay otra vía para vencer el mal y dar esperanza al mundo. Pero ustedes pueden decirme: “No, es una lógica equivocada”. Parecería así, que es una lógica frustrada, porque quien ama pierde poder. ¿Han pensado en esto? Quien ama pierde poder, quien dona, se despoja de algo y amar es un don. En realidad la lógica de la semilla que muere, del amor humilde, es la vía de Dios, y sólo esta da fruto.

Lo vemos también en nosotros: poseer impulsa siempre a querer algo más: he obtenido una cosa para mí y enseguida quiero otra más grande, y así, no estoy jamás satisfecho. Es una sed terrible, ¿eh? Cuanto más tengo, más quiero. Es feo. Quien es ávido no se sacia jamás. Y Jesús lo dice de modo claro: «El que ama su vida, la perderá» (Jn 12,25). Tú eres codicioso, amas tener tantas cosas, pero perderás todo, también la vida, es decir: quien ama lo propio y vive por sus intereses se hincha sólo de sí y pierde.

En cambio, quien acepta, es disponible y sirve, vive según el modo de Dios: entonces es vencedor, salva a sí mismo y a los demás; se convierte en semilla de esperanza para el mundo. Pero es bello ayudar a los demás, servir a los demás. Tal vez, nos cansaremos, ¿eh? La vida es así, pero el corazón se llena de alegría y de esperanza. Y esto es el amor y la esperanza juntos: servir, dar.

Claro, este amor verdadero pasa a través de la cruz, el sacrificio, como para Jesús. La cruz es el paso obligatorio, pero no es la meta, es un paso: la meta es la gloria, como nos muestra la Pascua. Y aquí nos ayuda otra imagen bellísima, que Jesús ha dejado a los discípulos durante la Última Cena. Dice: «La mujer, cuando va a dar a luz, siente angustia porque le llegó la hora; pero cuando nace el niño, se olvida de su dolor, por la alegría que siente al ver que ha venido un hombre al mundo» (Jn 16,21).

Es esto: donar la vida, no poseerla. Y esto es aquello que hacen las mamás: dan otra vida, sufren, pero luego son felices, gozosas porque han dado otra vida. Da alegría; el amor da a la luz la vida y da incluso sentido al dolor. El amor es el motor que hace ir adelante nuestra esperanza. Lo repito: el amor es el motor que hace ir adelante nuestra esperanza. Y cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿Amo? ¿He aprendido a amar? ¿Aprendo todos los días a amar más?, porque el amor es el motor que hace ir adelante nuestra esperanza.

Queridos hermanos y hermanas, en estos días, días de amor, dejémonos envolver por el misterio de Jesús que, como un grano de trigo, muriendo nos dona la vida. Es Él la semilla de nuestra esperanza. Contemplemos al Crucificado, fuente de esperanza. Poco a poco entenderemos que esperar con Jesús es aprender a ver ya desde ahora la planta en la semilla, la Pascua en la cruz, la vida en la muerte.

Pero yo quisiera darles una tarea para la casa. A todos nos hará bien detenernos ante el Crucificado – todos ustedes tienen uno en casa – mirarlo y decirle: “Contigo nada está perdido. Contigo puedo siempre esperar. Tú eres mi esperanza”. Imaginando ahora al Crucificado y todos juntos decimos a Jesús Crucificado, tres veces: “Tú eres mi esperanza”. Todos: “Tú eres mi esperanza”. Más fuerte: “Tú eres mi esperanza”. Más fuerte: “Tú eres mi esperanza”. Gracias.

Texto de Radio Vaticano

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

octubre 2020
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
ACEPTAR

Aviso de cookies