Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

De Madrid al cielo: Las rosas de Cibeles

De Madrid al cielo: Las rosas de Cibeles
noviembre 10
10:51 2018

Allí están, desatendidas, ignoradas. En Cibeles hay rosas todo el año, de colores diversos: fucsia, naranja, rojo, rosa, blanco y amarillo. Pero pocos paseantes reparan en ellas. Los rosales del jardín del Palacio de Buenavista pespuntean en curva la valla enrejada del esquinazo que mira al paseo de Recoletos por un lado, y a la calle de Alcalá, frente al Banco de España, por el otro costado.

Lo mismo que las rosas, no sería de extrañar que también pasara inadvertido el elegante jardín de Buenavista, diseñado como una abreviatura de Versalles, con arboladas y un cenador vestido de plantas trepadoras a mitad de la pendiente, esculturas alegóricas y fuentes. Hay que subir al mirador del Ayuntamiento para ver la masa arbolada que arropa los edificios señoriales del cuartel. Si es en otoño, se puede contemplar el dorado fulgente del follaje del ginkgo biloba, superior en porte al del Botánico.

Porque el palacio primigenio, residencia inicialmente del arzobispo de Toledo, del rey Felipe II después, y de los duques de Alba a continuación, se levantó sobre un antiguo olivar que trepaba por un altozano –aunque no lo parezca, pues el montículo ha quedado casi oculto por el entorno– conocido como el altillo de Buenavista, y de ahí le viene el nombre al edificio, convertido más tarde, al cambiar el rango nobiliario por el castrense, en Ministerio de la Guerra y hoy en el Cuartel General del Ejército de Tierra.

El que ha llegado hasta nuestros días es un soberbio edificio decimonónico, con cierta sobriedad exterior y gran ornato en sus salones. Artistas de la talla de Goya, con un gran tapiz, La Era, en el salón que lleva el nombre del pintor, y escultores como Mariano Benlliure y Aniceto Marinas embellecen el conjunto con sus obras.

En fechas señaladas, se realizan vistosas ceremonias militares en la parte del jardín que linda con el edificio del Instituto Cervantes, y entonces hay curiosos, turistas o lugareños que cambian de perspectiva y dejan de fotografiar a la diosa Cibeles, la Puerta de Alcalá o el antiguo Palacio de Comunicaciones, sede del Ayuntamiento, y concentran su atención en el inesperado espectáculo. También en época navideña, cuando el jardín se adorna con un bonito Belén, guarnecido con corcho a modo de paisaje, y colocado tras la línea de los rosales.

Concha D’Olhaberriague
(Foto: Ángel Navarrete)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

agosto 2021
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Comentarios recientes


    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
    ACEPTAR

    Aviso de cookies