Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

De Madrid al cielo: El Huerto de las Monjas

De Madrid al cielo: El Huerto de las Monjas
diciembre 20
11:01 2018

Los topónimos del Madrid antiguo evocan con frecuencia lugares y monumentos hoy desaparecidos e invitan al ciudadano curioso y melancólico a reconstruir la historia de lo que un día fue. Tal es el caso de la calle del Sacramento, en pleno Madrid de los Austrias, que recibe su nombre del antiguo convento de monjas cistercienses, las Bernardas del Santísimo Sacramento, que se encontraba en la pendiente que desde la calle Mayor desciende hacia la de Segovia, y fue fundado, en el siglo XVII, con los auspicios del duque de Uceda en las lindes de su palacio, edificio de Capitanía General hoy en día.

En el libro Paisajes del alma, de Miguel de Unamuno, se incluyó el artículo del periódico El Sol «Un callejeo por la del Sacramento», donde el escritor bilbaíno recuerda que en aquella calle vivía el poeta vallisoletano Núñez de Arce. También menciona el monumento a las víctimas del regicidio fallido del 1906, que se encuentra donde Sacramento desemboca en Mayor. En esa confluencia, justamente, está la actual iglesia arzobispal castrense, ejemplo notable del barroco madrileño, en cuya fachada, un relieve con la apoteosis de san Benito y san Bernardo nos retrotrae a su origen. El templo y el jardincillo oculto, conocido por el Huerto de las Monjas o por el jardín del Palacio O’Reilly, con su fuente rococó, pertenecieron al conjunto del convento cisterciense, derribado en el siglo XX. En el solar originado por la demolición, se levantó un edificio de apartamentos, de ladrillo visto y ventanas rojizas, que separa, en cuña, los dos componentes más antiguos del complejo conventual preservados hasta ahora.

En el XVIII se edificó como anejo destinado a dependencias residenciales del convento el hoy llamado Palacio O’Reilly, propiedad desde hace un tiempo del Ayuntamiento y contiguo a la casa moderna de ladrillo.

El Huerto de las Monjas constituye algo parecido a una inclusión en ámbar, pues así llaman a los fósiles hallados bajo la resina solidificada. Un lugar sosegante y atractivo, indiferente a los cambios del barrio más antiguo de Madrid y velado al paseante poco prevenido.

Allí, en efecto, cultivaban frutos y verduras las religiosas del Císter, de ahí el nombre que tal vez, como tantos, se repita de forma automática, sin reparar en su fundamento.

Concha D’Olhaberriague
(Foto: Xauxa Håkan Svensson)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Comentarios recientes


    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.
    ACEPTAR

    Aviso de cookies