Avenida – Edicion Digital

 Breaking News

De Madrid al cielo: El crucero de Puerta Cerrada

De Madrid al cielo: El crucero de Puerta Cerrada
mayo 15
00:15 2019
Ya no hay ninguna puerta, pero la hubo antaño en la muralla cristiana que por allí pasaba, y se llamaba del Dragón por el reptil que tenía esculpido en lo alto, según cuenta el maestro de Cervantes, López de Hoyos, vecino de la plazuela y clérigo de San Andrés. No obstante, el pueblo la renombró como Puerta Cerrada, y así seguimos llamando a esa intersección de callejuelas curvilíneas que forman Cuchilleros, Latoneros, Segovia y, enfrente, la Cava Baja.

Parece que la angostura y doble recodo de la puerta propiciaban el cobijo de maleantes al acecho, y que el lugar, muy transitado, cobró fama de peligroso en el Siglo de Oro, como acreditan los versos de Tirso de Molina en La huerta de Juan Fernández y de Lope de Vega en La doncella Teodor, comedias ambas. Hoy en día este rincón de una de las zonas más animadas y turísticas de La Latina (a dos pasos de Casa Botín) está presidido por una gran cruz desnuda, al pie de la cual hay una espiral irregular, en tanto que la base se adorna con una corona de laurel. Erigida en 1783 con piedra de Colmenar, está sustentada por un pedestal prismático que encierra y camufla un arca hidráulica, recuerdo de un antiguo viaje de agua de época musulmana. No hay que olvidar que por nuestra calle de Segovia corría hacia el Manzanares el arroyo de San Pedro.

Pues bien, lo más notable de este monumento a la Santa Cruz es que se trata del único que sobrevivió al edicto del alcalde José Marquina, quien en 1805 ordenó retirar otros similares que había por la ciudad para evitar que fueran profanados. Es creencia generalizada entre los estudiosos que fue justamente el carácter funcional y ornamental de la cruz, que encubría el depósito del agua, lo que hizo que se salvara del derribo. Lo cierto es que el pueblo madrileño no desaprovechó la ocasión para celebrar el mantenimiento de la cruz y dedicar letrillas burlonas y jocosas al alcalde iconoclasta. Mas no todos los guías que pululan por el Madrid antiguo son profesionales y conocen estos pormenores, y el paseante atento puede oír distintas versiones libres acerca del crucero de Puerta Cerrada, alguna ciertamente peregrina.

Concha D’Olhaberriague
(Foto: María Pazos Carretero)

About Author

Cholo Hurtado

Cholo Hurtado

Related Articles

0 Comments

No Comments Yet!

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Write a comment

Write a Comment




Perdón! Datos del tiempo no disponibles!




Data powered by

 

Libros

Mis años con el Papa Juan XXIII He vivido con un santo
El viaje de Tanaka El sueño de los Faranones 1984

 

 

CINE

agosto 2019
L M X J V S D
« Jul    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies